Semana 1: Día 7: Balance del año que pasó

Corriendo_en_Grecia
Muchas, muchas cosas pasaron durante la tercera temporada de Semana 52. No quise dejar que pasara mucho tiempo antes de hacer un balance, pero para eso necesitaba tiempo, y estos días han sido muy complicados a nivel laboral.
Huelga decir que este ha sido mi mejor año. O sea, el que empezó en la Espartatlón 2012 y terminó en la Espartatlón 2013. Así se miden los años en este blog.
Es raro que esté diciendo esto cuando también la pasé muy mal. Mi separación, básicamente, fue el punto más bajo de mis últimos tiempos. No ese día puntual, sino los que lo antecedieron. Pero crisis significa oportunidad, o al menos se escriben parecido en los ideogramas chinos, así que puedo decir que salí a flote. Las cosas hay que analizarlas en perspectiva, y en ese momento sentía que estaba más o menos en situación de calle, pero ahora entiendo que fue parte de un proceso que me llevó a estar donde estoy hoy. Y me gusta este lugar.
Esta temporada significó un cambio sustancial en mi alimentación, que fue el veganismo. Aprendí muchas cosas, pero la más importante es la de la previsión: hacerme mi propia comida, consumir más vegetales, ir preparado a las reuniones. También incoproré el tema de los jugos, y aunque a muchos les sorprende mi dedicación de lavar la máquina cada vez que la uso, para mí es lo más normal del mundo (tomo al menos dos vasos por día). Este tema llegó a ser motivo de roce en mi pareja, pero ya está incorporado, así que sé que no va a ser problemático. Quien me conozca hoy sabe que esto es parte de mí.
Sin dudas tuve las mejores carreras de mi vida. Empezando por los 100 km de la Ultra Buenos Aires, una experiencia tan deseada y tan emocionante que me largué a llorar al cruzar la meta, en 10 horas con 14 minutos. Supongo que me pasará algo parecido cuando esté en la Espartatlón. También hice mi media maratón más rápida, y terminé el ultratrail de Yaboty en noveno lugar, compartiendo varios kilómetros del principio con el puntero. Como si fuera poco, en Misiones hice nuevos amigos, y superé mi miedo de viajar solo.
La temporada empezó en un viaje por Europa, y lamentablemente no pude volver dentro de esas 52 semanas, pero hice un improvisado viaje a Río con mis amigos de los Puma Runners, algo que ya recuerdo con mucha nostalgia y cariño. Ahí también hice una maratón por las calles cariocas, algo que ni me imaginaba un mes antes.
Probablemente este año haya sido el de los impulsos, tanto para buscar la felicidad como para cumplir metas y objetivos. Volví al gimnasio y logré la masa muscular más alta de mi vida, confirmando que el veganismo no es un problema. Miro hacia atrás y confirmo que hay que escucharse a uno mismo y no dudar. Lanzarse, vencer los miedos. Nadie nos conoce como nostros mismos. Nadie nos puede dar un mejor consejo que nuestra propia cabeza.

Publicado el 4 octubre, 2013 en Espartatlón III semana 1, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, metas, objetivos, running. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: