Semana 1: Día 5: La cabeza puesta en correr

Me doy cuenta de que lo que más le intriga a las personas que no corren es en qué pensamos mientras lo hacemos. Queda claro en que cualquiera puede imaginarse qué es correr. Todos lo hemos hecho, aunque sea de chicos y relacionado con un juego. Cualquiera ha hecho carreras en el colegio, ha realizado travesuras y tuvo que salir rajando (el ring raje, el carnaval), y ha tenido un profesor exigente en Educación Física. Correr, transpirar, estar cansado… no es desconocido para nadie.
Y la pregunta que se repite constantemente es “¿En qué pensás?”. El rival está en la cabeza, y todos sabemos eso. Diría, sin temor a equivocarme, que cualquiera puede alcanzar el físico óptimo para hacer una actividad física, pero lo difícil es ordenarse mentalmente. El fantasma es “aburrirse”. Al parecer hay quienes creen que correr es aburrido y otros que no pueden imaginar qué podríamos estar haciendo para nuestros adentros. Yo siempre respondo lo mismo (que es la verdad), yo canto. Generalmente me trabo en un estribillo y lo repito incesantemente en mi mente. “Estoy verdeeeee… No me dejan salir”. Eso suena muy seguido adentro de mi cabeza, seguramente porque las ultramaratones bajan mis expectativas hasta que me alcanza con llegar con vida. También calculo mentalmente cuánto falta para el siguiente puesto, o intento recordar el recorrido (generalmente le erro bastante).
Muchas, muchas veces narro la carrera como si fuese un post de este blog. Alguna vez saco una conclusión o una frase que termina llegando a la reseña de la carrera. Pero el 95% queda absolutamente olvidado. En una oportunidad me filmé hablándole a la cámara, y fue muy interesante porque después terminé por olvidar todo lo que estaba pensando. Pero de vez en cuando se cuela un chiste, una anécdota, y suelo memorizar la hora o la distancia en el GPS para que llegue al post en qué momento estaba pasando eso.
15 % alimentación, 15% entrenamiento, 70% mente. Así describía Dean Karnazes el correr, y creo que es un análisis perfecto. Porque todo interviene en algún punto, pero En la cabeza está la motivación, y sin eso no tenemos nada.
¿En qué se piensa durante una carrera de muchas horas? ¿En qué estaré pensando cuando me embargue en la Espartatlón? Una cosa es segura, cuando me toca estar muchas horas en una competencia (sean 4 horas o 36) hay una sola cosa que pasa por mi mente: llegar.
Y vos, ¿en qué pensás mientras corrés?

Publicado el 2 octubre, 2013 en Espartatlón III semana 1, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, mente, motivación, running. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: