Semana 1: Día 1: Volver a empezar

medias_con_dedos_running
Hoy terminó de correrse la Espartatlón. El holandés abandonó, al igual que el 50% del total de corredores, y Oliveira, Portugués, fue el primero en llegar hasta la estatua del rey Leónidas para besar su pie. Lo hizo a las 6:29 de la mañana, hora de Esparta. Solo 148 corredores (el 45%) completó el agotador recorrido, entre los que se encontraban varios veteranos y el participante más joven de la historia, con 20 años. Muchos se quedaron en el camino y prometieron volver a intentarlo al año siguiente. Tal y como le pasó a un tal Oliveira, que en 2013 se bajó, pero con la promesa de volver y ganarla. Nadie le creyó.
Si la organización de la Espartatlón respeta la tradición, en 52 semanas a partir de ahora estaré cruzando la meta de la Espartratlón… o lo intentaré con todo mi corazón. Es mucho tiempo y a la vez es poco. Mi marca histórica corriendo sin parar son 100 km, tengo que superar eso más del doble. Pero no es imposible, será cuestión de trabajar duro, más que antes. Hoy hicimos un fondo con los Puma Runners que unió San Isidro con Tigre, ida y vuelta. Poco más de 26 km, en un día que no se decidía si iba a estar lindo o feo. En una decisión salomónica, tuvimos solcito y después nos morimos de frío.
Seguramente sin saberlo, Nicolás, habitué del blog y potencial nuevo Puma Runner, me regaló un par de medias con dedos… justo hoy, que empezaba un nuevo año de blog. Casi como un regalo por el estreno. Nunca me planteé usar algo así, pero supuestamente ayuda a que no se formen ampollas. Las probé… ¡y son muy cómodas! Casi diría que son un viaje de ida. El fondo que hicimos fue la prueba de fuego. Se supone que no hay que estrenar ninguna prenda en una carrera, pero esto era entrenamiento, así que valía. Pasaron, y probablemente las use en la maratón de la Ciudad de Buenos Aires, dentro de dos semanas.
Nico no fue el único que me hizo un regalo, para la media maratón, Juanca me dio un medallero muy lindo que en estos días finalmente instalé en la pared. Espero que les sirva de ejemplo, estos dos maravillosos lectores pensaron en mí y me hicieron regalos. ¡Hay que imitarlos!
Me quedan, entonces, 12 meses para poner mi cuerpo a punto y ser otro finisher en la Espartatlón. Este año, cinco compatriotas lograron cumplir el desafío. Quiero felicitarlos y pedirles permiso para poder unirme a ellos. Intentaré dar lo mejor de mí, durante todo 2014 (y lo que queda de 2013). La maratón de la Ciudad va a ser un entrenamiento más en la larga lista de fondos que voy a hacer en estas 52 semanas. Por favor, acompáñenme, que lo mejor está por venir.

Publicado el 28 septiembre, 2013 en Espartatlón III semana 1, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, medias sin dedos, running. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: