Semana 48: Día 333: ¿Qué hago acá?

100_1277

No hace falta ser corredor para que te hayas hecho esta pregunta, pero seguramente te asaltó esta duda existencial si estuviste en el medio de una carrera, enfrentado a la adversidad, cansado y con ganas de estar en tu casa, bañado y en la cama.

Es raro que yo no me haga la pregunta de “Qué hago acá”, y me pregunto si los superhombres como Scott Jurek, Dean Karnazes y Kilian Jornet también se la suelen hacer. Uno quizá piense que estas cosas le pasan solo a uno, que es aficionado e inexperto, y no a los profesionales. Nunca voy a olvidar esas interminables 18 horas de Patagonia Run, donde tenía el tobillo hinchado y no tenía nada de energía. Caminé gran parte del recorrido y vi pasarme a casi todos los participantes de los 100 km. Fui con mucha expectativa, pensando que iba a correr un montón (¡hasta llegué a pensar que podía estar cerca de las 10 horas!). Arranqué la carrera subiendo, y subiendo, y subiendo, y me di cuenta de que tenía muy poca experiencia en montaña. En mi cabeza me repetía todo el tiempo el estribillo “Estoy verde…” de Charly García (tengo videos con mis pensamientos en vivo, que subiré en breve).

¿Cuántas veces pensé qué hacía ahí? Probablemente una vez cada dos minutos, desde el momento en que me torcí el tobillo y pisar cualquier superficie que no fuera plana me dolía. Con una combinación de cambios de ritmo pasé a algunos corredores y terminé llegando muy cerca de gente a la que pensé que le iba a ir muy bien. Yo soy bastante tonto, así que se aplica en mí el concepto de “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Esta sensación de que no pertenecía, del “me quiero ir” la tuve tantas veces que ya perdí la cuenta. Lo viví en Grecia, corriendo solo al costado de la ruta, en ciertos tramos donde me quedaba sin agua y mi asistente, Gerjo, estaba imposibilitado de frenar para ayudarme. Yo maldecía (total, nadie me entendía) y tragaba saliva, mientras el sol del otoño ateniense salía y quemaba la piel. Gerjo quizá podía frenar en algún reparo cada 5 km, y en ciertas partes no me alcanzaba. Así que estaba solo, corriendo en subida, con calor y mucha sed, y me desesperé y sucumbí ante mi impaciencia.

Supongo que esos momentos donde sentimos que no pertenecemos tienen que ver con acariciar nuestro límite. A veces es mental, pero creo que el “Qué hago acá” surge cuando llegamos al extremo físico. En La Misión, por ejemplo, tenía un dolor terrible en los pies, los sentía helados pero al punto que me quemaban, y lo seguí sintiendo incluso cuando me puse medias y zapatillas secas. Ahí moría por una cama donde dormir 16 horas seguidas. Excepto en esa oportunidad y en la primera Ultra Buenos Aires (donde corté a los 77 km, vomitando) siempre me las arreglé para seguir y cruzar la meta. Nunca me respondí qué hacía ahí, pero si lo pienso dos minutos ahora, que estoy sentado en mi departamento, en mi cómoda silla, en patas, podría pensar que lo que hago ahí es justamente buscar mis límites. Es duro encontrarlos, y cuando lo hacemos no encontramos una satisfacción que nos permita conformarnos y dedicarnos a otra cosa. No, terminamos buscando otro desafío, otro viaje lejos de casa, donde exijamos a nuestro cuerpo al punto de querer escapar.

Y eso es lo que conviene hacer. Escapar. Pero hacia adelante, hacia la meta.

Publicado el 27 agosto, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. immafuckingrunner

    Si a full, el “quien me manda a meterme en es” y el “nunca mas nunca mas” salen siempre frente a las adversidade autoinflictidas (?) despues cruzas la meta y queres mas. Es asi, masoquista el corredor de fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: