Semana 48: Día 332: Fobias de corredor

Anoche soñé que una tarántula me caminaba por la cara. Y me mordía la nariz.

No parece muy agradable, pero al menos me lo bancaba estoicamente. Esto me dejó pensando en las fobias, porque justamente a algunos corredores les preocupaba transitar por la selva y cruzarse con arañas o una buena víbora…

Al parecer los corredores tenemos muchas fobias, y quizá nuestro afán por correr tenga que ver con ese básico instinto de huir desesperadamente. Yo, por ejemplo, tengo un pánico primigenio a fracturarme una pierna. Ya me pasó, en una circunstancia muy bochornosa: jugando a la pelota, a las 5 de la mañana, en Plaza San Martín. Giré sobre mi pie para marcar a un rival y el ligamento me cortó el cóndilo. Fue doloroso y humillante, en especial porque nunca me gustó el fútbol.

Pero esto no fue mientras corría, y cuando participo en una carrera, sobre todo en las de aventura donde tengo que desdencer por un camino de piedras, pienso que me voy a caer y me voy a partir los huesos. Nunca me pasó, de hecho me he caído montones de veces sin más consecuencias que llenarme de tierra y provocarme algunos raspones. Ahí anda dando vueltas en mi cabeza ese miedo a tropezarme y no poderme levantar.

Algo que estoy viendo en las carreras es una especie de hidrofobia. A muchos les molesta mojarse, y yo creo que hay pocas cosas más divertidas y relajantes. En las ultramaratones los pies se hinchan, y nada mejor que meterlos en agua fría. Después se puede seguir corriendo, no es problema. Si está la preocupación de ampoyarse por correr con los pies húmedos, diría que en una ultra esa debería ser la menor de las preocupaciones. Las competencias tan exigentes siempre tienen consecuencias, como uñas negras, calambres, y una buena cuota de dolor. Estas cosas deberían ser la fobia de los que no se animan a correr, porque a los que nos gusta esto, o lo aceptamos o nos dedicamos a otra cosa.

Además del miedo a correr tengo, por supuesto, ese pánico secreto del que nunca hablo y es el de sufrir un accidente que me impida hacer deporte de por vida. Es lo que los norteamericanos llaman “worst case scenario”, o sea el peor caso posible. Por ejemplo iba de lo más tranquilo en el micro, rumbo a Misiones, y cuando uno está quieto y aburrido mucho tiempo, la imaginación se dispara. Y así, sin darme cuenta, llegué a imaginar un terrible accidente en el que yo salía disparado y me incrustaba en la máquina de café. Soy de los que cree que pensar en esa clase de tragedia espantosa, más que invocarla, sirve para alejarla. Si me imagino cosas maravillosas como que un relámpago, mezclado con un cóctel de químicos, me de los poderes de Flash… y no pasa… ¿por qué mis fantasías no pueden funcionar en el otro sentido y evitar que tampoco pase lo malo?

Estoy tan metido en mi rutina, tan feliz cuando todo encaja y puedo llevar las riendas de mi vida, que me estremece pensar en algo que me impida disfrutarlo. Tampoco tiene que ser algo espantoso como un choque. A veces pienso en si me vuelve a dar una osteocondritis, ese dolor espantoso en las costillas, que no me dejaba ni toser ni reírme. Por supuesto que correr estaba fuera de discusión, así como cualquier actividad en el gimnasio… porque, aunque no nos demos cuenta, cualquier ejercicio de musculación involucra el torso (ya sea haciendo fuerza o intentando dejar el cuerpo quieto). Y cuando parte de la rutina es ir al gimnasio 5 veces a la semana y correr tres días distintos, lo que lo altere no es bienvenido.

En resumen, podemos decir que la fobia del corredor es, justamente, cualquier cosa que impida correr. Mientras estemos en movimiento… está todo bien. Después, cualquier mariconada como mojarse los pies o que se te cruce una araña, se pilotean. Si, como yo, constantemente piensan en los “worst case scenarios”, cuando tengan que cruzar un arroyo con agua helada podrán pensar “Bueno, la verdad es que esto podría ser muchísimo peor…”.

Publicado el 26 agosto, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. “worst case scenario”
    Parecería ser algo normal, no solo en el running. Creo que se ve en todos los rubros en donde la tendencia es la mejora del desempeño en un ámbito donde nos sentimos cómodos.

    “Soy de los que cree que pensar en esa clase de tragedia espantosa, más que invocarla, sirve para alejarla”
    Jajaja, creo de igual manera. El problema en ésto, y en el que he estado trabajando en los últimos años con buenos resultados, es que vivís generando problemas que no existen. A veces hasta de mal gusto (de hecho no me imagino incrustrándote en la cafetera con una sonrisa de lado a lado). Cuando digo “vivís” no necesariamente debe ser algo diario pero si habitual. Y genial el ejemplo de “Flash”.

    Voy a confiar en tu conocimiento con el tema de los pies y de todas maneras hasta hay medias waterproof (totalmente caras).
    Pero si he experimentado fútbol playero recién salidito del mar con unas consecuentes paspadas que te dejan inmovil. Como piloteas eso? eh? eh? 😛

    • Primero, hay que desterrar el fútbol del planeta 😉
      Segundo, en un terreno como el de Yaboty, con tantas subidas y bajadas (que vas frenando) además de quemarte los cuádriceps, te genera uñas negras y ampollas. Seguro que el estar mojado empeora esto último, pero es inevitable. Yo creo que la podés pilotear con vaselina. Pero andá a explicárselo a los muchachos…

  2. La otra vez le contaba a un amigo, muy decidida, que si por algún motivo pierdo uso de las piernas o si me las tienen que amputar por un accidente o algo, iba a seguir “corriendo” carreras, en silla de ruedas o con prótesis.
    Me miró como si estuviera loca por contemplar ese escenario, pero la verdad a mi me alivia tenerlo decidido y saber que voy a seguir con las carreras pase lo que pase.
    (pero ojalá que no pase nada, claro)

  3. Vaya, creo que aquí he encontrado sentido a mis fobias de runner. No estoy sólo, no eres el único que piensa en esas “cosas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: