Semana 46: Día 319: Comida de viaje

Con la suspensión de la Patagonia Run Spring y el traslado de la Misión a febrero, queda claro que Yaboty se va a convertir en la carrera más importante en lo que queda de mi año. Hubiese sido genial que ocurriese a fin de septiembre, pero me contento con cómo se dieron las cosas.

En este año de veganismo, todo se me complicó un poco. Ojo, estoy feliz con estos cambios, muy a gusto, pero me di cuenta que tengo que acostumbrarme a ciertas cosas que antes daba por sentado. Por ejemplo, le pedí a la organización que en el charter (subcontratado a Vía Bariloche) me den cena vegana. Me llegó el mail de confirmación diciendo “Que el pasajero no se preocupe, le damos cena vegetariana”. Claro que me preocupé, porque pensé en la cantidad de veces que en un micro me dieron fideos con queso (imposibles de quitar). Estoy con todo este tema de los alimentos integrales, pero soy flexible: si hay arroz blanco o pizza con masa de harina común, como sin problema. Creo que con lo que estoy reduciendo de comidas procesadas estoy más que bien.

Como no siempre me entienden con el tema de mi veganismo, no me queda otra que ser previsor. En todos los viajes me llevo frutas, galletas, agua, algún tupper… lo que sea para paliar el hambre. Y claro, la respuesta de la empresa de transporte me dejó intranquilo, así que decidí activar un plan B (además, muchas veces me pasó de avisar de mi comida especial y que se olviden… en la ruta no queda otra que joderse y aguantarse). El tema es que antaño me hubiese hecho sándwiches con queso o algo similar… ahora, ¿qué hacer que no tenga derivados de animales?

Pensé en galletas de arroz. Hay unas saborizadas (Mini arrocitas) que van como piña. Además, podría llevar una tableta de chocolate Águila negro (el de la etiqueta rosa), una botella de agua de 2 litros, algunas manzanas y bananas… y se me va acabando la imaginación. Me llevaría un tupper con algo preparado (cous cous, arroz integral), pero si la pegan con la cena, me daría pena que se desperdicie. Así que quiero llevarme cosas que puedan resistir varios días, quizás hasta el viaje de vuelta. Pero no quiero tener que tirar comida, me parece uno de los peores pecados que se pueden cometer.

Estoy corto de ideas, pero me parece que la cosa va a ir por ese lado. En El Soberbio parece que no hay tanta tarjeta de crédito y débito, así que nos recomendaron llevar efectivo para comprar en supermercados. Mi menú para el día previo a correr hubiese sido puro hidratos (polenta, por ejemplo), pero no sé si voy a tener dónde calentar agua. ¡Es todo un tema esto! Me gustaría saber que si me preparo algo el viernes a la tarde va a resistir hasta el sábado a la noche. Pero tengo mis dudas y poca experiencia cocinando con previsión. Los viajes me provocan ansiedad, y como cualquier ansioso, me calmaría corriendo. Como no puedo, porque voy a estar sentado 16 horas en un micro, voy a querer comer. Y quiero alimentarme bien.

Ya tengo mi comida de marcha, para cuando empiece la carrera, pero igual me parece que voy a necesitar un refuerzo de pasas de uva. Como voy a quemar muchas calorías, creo que voy a tomarme algunas licencias respecto al tema de azúcares y grasas y me voy a comer algunas barritas de cereal para el desayuno. Leche de soja y avena para el domingo a las 2:30 de la madrugada es pedir demasiado, ¿no?

Publicado el 13 agosto, 2013 en Alimentación, Carrera y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Hola Martín, te podrías llevar alguna lata de arvejas o garbanzos. Ya vienen cocidos y si no los necesitás, no las abrís y listo. Duran más que para el fin de semana.
    A menos que haya algún drama con las conservas en tu caso, podría ser una buena opción.
    Saludos y suerte en la carrera!

  2. Es súper complicada tu elección, el 90% de los alimentos que conseguís preparados son antiveganos. El otro día pensaba todo lo que tendría que eliminar en tu caso y es tremendo, desde un simple helado de crema hasta una porción de pizza o mismo un alfajor.

    Nombras que en la carrera sumarás a tu combustible algo más que pasas. De que consta “tu comida de marcha”? La organización solo te suministra hidratación en los puestos, verdad? o te da algo más?
    Si necesitas cambiarte alguna prenda, es algo que corre por tu cuenta. Cierto? (no sé, medias, zapas…)
    También me llamó la atención que lleves agua, y pensándolo 5 minutos está muy bien ir hidratándose durante el viaje sin depender de nadie.

    • Jaja, querido… me tirás lo que tendría que eliminar y son cosas que casi había eliminado cuando empecé son Semana 52 por ser alimentos con muchas calorías y poco nutritivos.
      Mi comida de marcha (buena pregunta) son un mix de frutas secas que compré en la feria el fin de semana. Tiene de todo, almendras, nueces, castañas, pasas de diferentes frutas… tuve que resistir la tentación de comérmelo antes. También llevo geles, pretzels (lo salado es fundamental para cortar con tanto dulce), y si no me las como en el camino, tengo algunas barritas veganas.
      La organización da comida en algunos puestos, pero obviamente ni cuento con eso (los no-veganos sí). La hidratación suele ser agua y Powerade o Gatorade, yo optaré por bebidas isotónicas, después de la mala experiencia que tuve en la Ultra Buenos Aires con agua baja en sodio.
      Y sobre el viaje, es fundamental para mí tomar agua, pensá que son 16 horas de viaje… y prácticamente no tomo otra cosa que eso (leche de soja y hasta ahí). ¡Abrazo!

      • Que groso. Mirá vos, pensé que lo que era almendras y demás no era algo bueno previa maratón, y menos en ella. Las pasas si, las uso y son geniales.

        Dejar el helado y demás? vos estás loco? comer menos puede ser, pero dejarlo? WTF? 😛

        • La verdad es que llega un punto en que entramos en un terreno muy personal… hay cosas que por ahí me caen mal a mí y a vos no, y viceversa. El helado, por ejemplo… 😀

          • Claro, lo entiendo y sobre todo lo respeto 100%. Hablaba desde mi punto de vista, o sea el “YO dejarlo”. Tampoco es que le dé duro ni que me mate el helado, era solo un ejemplo cotidiano de algo que no podría comer bajo la “normativa” vegana.
            A mi si por ahí me costaría mucho más tener que dejar por un tema de salud la sal, o mismo la carne en su 100%.

            No quiero desvirtuarte el post, aunque siempre termino haciéndolo 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: