Semana 46: Día 317: La espirulina

IMG-20130810-WA0035

Descubrí algo muy tonto pero a la vez muy trascendente en mi vida: las ferias. Claro, existen desde antes de que yo naciera, y las recuerdo de chico como unos molestos carros que cortaban la calle. Me hice autosuficiente pero era difícil sacarme del supermercado, y en esta nueva etapa de vegano y soltero, no me quedó otra que ampliar mi menú y cuidar el bolsillo.

El Gobierno de la Ciudad tiene un programa de ferias itinerantes el cual descubrí hace dos semanas, acompañando a un amigo que quería agasajar a un invitado con algunas verduras frescas. Me sorprendió encontrar precios ridículamente baratos (o sería que los estaba pagando ridículamente caros), como el kilo de manzanas a $5, cuando en el supermercado estaban $16. Las bandejitas de verduras picadas, que suelo comprar por $14, estaban $6 o dos por $10. No le saqué el jugo aquella vez porque no estaba preparado.

Ayer, sábado, volví, decidido a abastecerme para Yaboty con frutas secas. Fui, por primera vez, a chusmear y ver qué me tentaba. Entre todos los productos que tenía uno de los puestos, estaba tremendamente promocionado la Espirulina. No es la primera vez que escucho hablar de este supuesto “superalimento” (como le llaman algunos), algunos de mis compañeros de los Puma Runners lo venían tomando todas las mañanas, en un vaso de agua (acto que, al parecer, requiere una tremenda cantidad de coraje). Había leído alguna vez que tenía muchísimas proteínas vegetales, potasio, hierro, magnesio… pero siempre le desconfié a los alimentos mágicos que dan todo sin pedir nada a cambio. La buena alimentación y los progresos se dan en un sistema, nutrientes actuando en conjunto unos con otros. Y no tenía problemas en probar la espirulina, pero me generaba todavía más desconfianza que solo la podía conseguir en pastillas.

En este puesto la vendían en polvo, así que la metí con el resto de las frutas secas y me la traje para casa. Investigué un poco y como todo tiene sus defensores y sus detractores. La espirulina es un alga unicelular, recomendada por la O.N.U. para luchar contra la malnutrición aguda en situaciones de emergencia humanitaria, de malnutriciones de índole crónico, y para el desarrollo sostenible. Atletas olímpicos de China y Cuba han estado consumiéndola para mejorar su rendimiento deportivo. En el centro de formación deportiva más grande de China entrenadores han informado de que mejora la recuperación y estimula el sistema inmunológico. También la espirulina ha sido elegida por la NASA para enriquecer la dieta de los astronautas en misiones espaciales. Yéndonos atrás en el tiempo, los mayas eran grandes consumidores de estas algas, que crecen tanto en agua dulce como salada.

Es rica en proteínas, posee 21 de los 23 aminoácidos y los 8 esenciales, sobre todo triptofano que es un potente antidepresivo, vitaminas (es la fuente natural más rica en B12), minerales (hierro, magnesio, potasio), enzimas, antioxidantes y ácidos grasos esenciales. O sea, un aparente complemento ideal para vegetarianos y veganos. Como vegetales -acuáticos, pero vegetales al fin- las algas tienen la capacidad intrínseca de sintetizar AGE (ácidos grasos esenciales). Este hecho convierte a las algas en fuente proveedora de poliinsaturados para el reino animal (peces y humanos). Debido a que se consumen en bajas dosis (son más bien un acompañamiento de cereales, legumbres y hortalizas) y luego de procesos de cocción, no podemos considerar a las algas como fuentes principales de lípidos.

Casi el 70% de su peso está constituido por aminoácidos. Su proteína es completa y de alto valor biológico. La espirulina contiene entre un 15 y un 25% de azúcares, lo cual proporciona energía rápida sin sobrecargar el páncreas ni desencadenar hipoglucemia. Entre estos glúcidos se destaca la presencia de un raro azúcar natural (ramnosa) que favorece el metabolismo de la glucosa y posee un efecto favorable en la diabetes. Además de vitaminas A (diez veces más concentración que la zanahoria y en la forma segura de betacarotenos), B1, B2, B5, B6, ácido fólico, E y H, se destaca por ser la fuente natural más rica en B12 (pocos gramos cubren las necesidades diarias de dicha vitamina, siendo totalmente asimilable al no haber proceso de cocción). En cuanto a minerales, la espirulina es especialmente rica en hierro altamente asimilable (cinco veces más que el hígado); diez gramos satisfacen las necesidades diarias de un adulto. Pero también contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, manganeso, selenio, cromo, cobre, cinc y germanio, con escasa presencia de sodio. También está bien dotada de clorofila, carotenos, ácidos nucleicos, enzimas y fibra soluble (mucílagos).

Bueno, tiene DE TODO. Pero, ¿es rica? Sinceramente, la probé mezclada con avena, pasas de uva y leche de soja. Todo eso tapa su sabor, aunque cada cucharada tenía al final un dejo similar a la acelga (y no es algo que uno quiere en su paladar cuando está desayunando). Además tiñe todo de verde, lo que me causa un poco de impresión. No sé si me animo a mezclarlo con agua y mandármelo de una, pero podría ser interesante probarlo como complemento en el gimnasio, para ver qué pasa. Supuestamente sus nutrientes son de fácil asimilación para el organismo, gracias a que sus proteínas son biliproteínas, o sea, ya fueron absorbidas por el alga y están predigeridas.

Descreo de los elementos mágicos, y no creo que la espirulina por sí sola resuelva todas las cuestiones nutricionales de un deportista vegano… pero este blog se creó para probar este tipo de cosas y ver qué pasa con el tiempo, así que si me la banco unos meses, podré confirmar si estas algas merecen toda la prensa que le están haciendo…

Publicado el 11 agosto, 2013 en Alimentación y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: