Semana 46: Día 316: Temiendo Yaboty

Miedo. Hay que abrazar el miedo. Empaparse de él, aprender a exorcizarlo. Quitarle poder.

Temo mucho por mi participación de los 90 km de Yaboty. No es que haya duda de que la corra. Eso está fuera de discusión. Pero no sé cómo me va a ir, tengo una gran incertidumbre, y no me refiero solo a la carrera.

Como ya comenté en posts anteriores, esta ultramaratón fue una de mis experiencias favoritas, hace dos años, cuando la corrí en equipo con Vicky y eran 100 km en el verano. Ahora es en el último mes del invierno, unos pocos kilómetros menos. Y el gran cambio desde que decidí correrla es que voy a ir solo. Pero solo en serio, no conozco a nadie de los que va a correrla. Voy a tomar un micro en el que voy a estar 16 horas rodeado de gente que no conozco, voy a dormir en un hostel compartiendo habitación con extraños y voy a participar de una charla técnica sin cuchichear por lo bajo con mis amigos. Me da un poco de pánico esa situación, porque como cualquier persona que vive conectada a internet 18 horas por día, soy una persona a la que le cuesta mucho socializar.

Pero estoy intentando revertir esa tendencia. Originalmente iba a participar de Yaboty y me iba a concentrar en eso. Es el motivo por el que no iba a ser de la partida en la Adventure Race Tandil. Entonces me separé, me pegó esa cuestión de querer reconectarme con mis compañeros de grupo, y decidí ir con ellos. Terminé haciendo una carrera de aventura dos semanas antes de un trail de aventura. Creo que es obvio que no voy a buscar hacer marca ni llegar al podio. Todo esto tuvo su precio, aunque me fue espectacularmente bien en Pinamar, terminé muy fatigado y no llego a Yaboty en las mejores condiciones físicas. Tengo un dolor en el costado de la rodilla derecha, que aparece cuando corro y desaparece apenas me detengo (fatiga, seguramente). Tampoco he hecho fondos largos últimamente, así que no sé qué esperar. Por eso tengo un poco de ansiedad por correrla, como si llegara a un examen sabiendo muy bien ciertos temas y con la única estrategia de guitarrear si me preguntan por los otros.

Quizá lo que más me pese sea esa cuestión de participar de una prueba tan dura sin ningún conocido con quien compartirlo. Seguramente conozca gente en el viaje, y ya tengo la promesa de conocer a Jorge, quien me escribió al blog hace poco y que también va a participar de los 90 km de Yaboty. Generalmente las carreras son oportunidades de conocer lugares nuevos, expandir los horizontes físicos y mentales, y afianzar relaciones. Nunca fui solo ni tampoco se me cruzó por la cabeza hacerlo. El running es una actividad bastante solitaria porque es difícil encontrar a una persona que tenga exactamente tu ritmo y con la que, además, tengas una charla amena. Sin embargo, en los Puma Runners, siempre nos las ingeniamos para hacer que cada carrera sea un viaje de egresados, en donde compartamos comidas, salidas y las “sobremesas” post carreras. Ahora me toca improvisar, arreglármela por las mías. Voy por la competencia, no por la vacación.

Como dije varias veces, el miedo me paralizó siempre, y ahora decidí convertirlo en un motor. Podría haber cancelado mi inscripción y pedir que me computen ese dinero a otra carrera… Pero, ¿para qué? ¿Para seguir consintiéndome en cada una de mis mañas? Creo que si te enfrentas a las cosas que te dan pánico, te podés llevar la grata sorpresa de que le empezaste a quitar poder…

Publicado el 10 agosto, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Nunca es necesario conocer a un runner. Son todos tus hermanos y amigos. Son todos iguales. Reparten afecto sin pedir nada. Allí están como si hubieran estado toda la vida contigo. Y lo sabes bien.Antes de un 7 k o de un 90k te pica el bicho de la duda. Es normal aún la experiencia siempre te pica la duda. Vamos campeón no pasará nada. Empujar con paciencia un tranco tras otro y el final. Fotos amigo…fotos….esto hace la diferencia. Antes, durante y después. Al que se cruce y le dices donde encontrarlas. Corre solidario. Lleva el nombre de un pequeño como ya lo has hecho. Te empuja a ti y a el que necesita saber que alguien que quisiera ser el lo lleva en sus pensamientos y en su corazón. Vamos pum arriba sin miedos. En el bus trata de poner tus patas horizontal. El ilio te jorobará si no lo cuidas un poco y la pierna mal doblada tantas horas te pasará la factura. Buena carrera. Abrazo Juanca.

  2. Sera una maravillosa experiencia, sin dudas! El pasado año, 500 atletas resaltaban en la tierra colorada. Este año, seremos 800 las personas doloridas, agotadas, sedientas, pero plenas, felices. Nos vemos alla!!!

  3. rodrigo arietti

    hola, martín…la verdad que me sentí muy identificado con este póst. yo también estoy saliendo en pocas horas para yaboty. 90km me asustan muchísimo, jamas corrí tanto, ni siquiera la mitad. te cuento que también la voy a correr solo, me anote hace mucho tiempo pensando que iba a poder convencer a algún otro “loco” como yo para poder hacerla pero no hubo caso. voy bastante improvisado, sin compañía, bondi de linea, hostels, albergue… no me ofrezco para ser tu compañero porque mis objetivos son simplemente TERMINARLA, los tuyos deben ir mucho mas allá. Sinceramente hace mucho que no entraba en tu blog, pero pocas horas antes de viajar quise hacerlo porque fue gracias a tu pagina que conocí esta carrera, como vos lo dijiste, cuando era de 100km…. yo por ese entonces recién comenzaba a correr y apenas estaba preparándome para mi primer maratón. El entusiasmo que le ponías, y le pones, a tus posts me hacían ponerle cada vez mas garra a los entrenamientos, a veces sentía como que era yo el que escribía. No tengo dudas de que tuviste mucho que ver para que yo hoy este yendo para misiones a correr esta distancia que hace unos años atrás me parecía imposible, hoy ya no se si lo es tanto jaja…. seguramente si completo el recorrido un pedacito de medalla va a ser gracias a este blog, fue una fuente de motivación diaria en mis primeros kilómetros como runner.

    abrazo.

    Rodrigo Arietti

    • Rodrigo, ¡el objetivo de todos es terminarla! Tengo mis aspiraciones horarias, pero en las ultras puede pasar de todo, y llegás a un punto donde tus máximas ambiciones son cruzar la meta sobre tus propios pies.
      Me alegro mucho haberte entusiasmado con Yaboty, creo que no te va a defraudar. Nos vemos en la charla técnica, pero la medalla va a ser 100% tuya. ¡Abrazo!

  4. Hola Martín, como estas tanto tiempo? Espero que te acuerdes de mi, es mas, hiciste un post de mi encuentro en la Reserva (yo en bici). Como te dije hace unos meses en post anteriores, también voy a Yaboty, voy por mis primeros 42k, con mucha ansiedad e incertidumbre también, sobre todo, como en tu caso, este ultimo mes por cuestiones laborales no tuve tiempo hacer fondos largos, pero bueno, hacia allá vamos, como bien decis, hay que abrazar al miedo, hacerse miedo, de esta forma, no hay duda que es la mejor manera de enfrentarlo.
    Por ende, no vas a estar solo allá, espero encontrarte el día de la charla técnica y entrega de kit, yo parto hoy a la noche.
    Abrazo grande!

    • Ger, ¡claro que me acuerdo de vos! Hasta te busqué alguna vez que hice un fondo por Libertador.
      No te preocupes, ya tenés experiencia en carreras de aventura, los 42 km se te van a hacer cortos. Lo vas a disfrutar mucho. Este miedo (que sentimos la mayoría) se convierte en ansiedad, y cuando llegás a la largada no ves la hora de salir.

      ¡Nos vemos en la charla técnica, claro! ¡Buen viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: