Semana 45: Día 312: Un par de piernas, por favor

image

Ayer estuve muy cerca de no ir a entrenar. “Si no corrés, mañana es peor”, me dijo mi entrenador… así que le hice caso, y salí.
No me arrepentí (nunca me arrepiento de hacer actividad física), pero empezar a correr fue muy tortuoso. Tengo una molestia en la parte externa de la rodilla derecha, que la mencioné en un post de hace unos días. Increíblemente desapareció con solo mencionarla y no volvió durante la carrera… pero sí ayer. No me asusta, pero estoy atento.
Parte de los motivos por los que sí quería entrenar es que el 18 de agosto (o sea, en pocos días) voy a estar en Misiones, corriendo en Yaboty. Son 90 km en un terreno bravo, así que ante el poco tiempo que queda y el consejo de mi coach, junté fuerzas y salí de casa. Hice poca distancia, unos 3,5 km, y al finalizar me sentí mucho mejor. Estrené mis zapatillas nuevas, las Puma Nightfox, que quiero ablandar todo lo posible para la ultra.
Aunque la rigidez fue disminuyendo, hoy a la mañana me sentía de piedra. Dudé mucho si ir o no al gimnasio, así que hice lo contrario a lo que me decía mi instinto y fui.
Hice un poquito de cinta (el equivalente a 1 km), porque no quería exigirme, y después fierros. No me costó más que lo habitual, el ligero dolor de espalda que sentía ya desapareció. Pero las piernas siguen doliendo, particularmente cuádriceps, gemelos y las plantas de los pies. Y no puedo evitar pensar… ¿tendrá algo que ver mi experimento de modificar mi pisada en mitad de la carrera? Quizá forcé músculos que no tengo muy desarrollados… la pose, si bien me resultó muy efectiva, no era la más “natural” para mí. Los dolores que siento me son familiares, como cuando hice mis primeras carreras.
Anteriormente mi cálculo para que los dolores post maratón desaparecieran era de 4 días. En una de esas, solo me resta esperar al jueves para dejar de quejarme…

Publicado el 6 agosto, 2013 en Carrera, Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Como estirar jamás está de más, a mi al menos, para ese dolor esto me ayuda MUCHO:

    Y hielo…20min de hielo y al otro día estoy como nuevo. No quiere decir que sea la fórmula de tu felicidad, pero con probar…

    Estás dándole duro lo que pasa…y esto no termina acá así que a tomar fuerzas :); quién quiere celeste…

    • Agrego: Ayer hablando con un kinesiologo al que estoy yendo para darle spa a mis rodillas, me comentaba que 20min de hielo es poco y casi no sirven de nada. Que al menos debe ser aplicado en períodos de 30 a 40 min para que penetre hasta donde debe llegar. En 20 min solamente enfría las zonas superficiales.
      Si es hielo directo poner un trapo o algo para no lastimar la piel.

      Con esto supongo que los “geles azules” esos que se ven no sirven para nada, porque en 20min ya quedan a temperatura ambiente. Al menos que tengas 3 o 4 y los vayas rotando.

  2. Feliz Día del Maratonista, Martín!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: