Semana 40: Día 278: Adiós, Buenos Aires

Bueno, acá estamos. Esperando que unos cuantos gigas de información terminen de subir por ftp, lo que significaría que terminé con todos mis compromisos laborales pre-viaje… Fue un día muy intenso.

En la mudanza perdí el cable para cargar el celular. Hasta ahora me las ingenié conectándolo a la computadora por USB, pero eso no lo iba a poder hacer en Brasil… así que me tomé un momento para recorrer Palermo y buscar un dealer que me lo venda. La idea era juntarme con el resto de los Puma Runners a las 19:30 en el entrenamiento, pero son las 22 hs y sigo acá, haciendo fuerza para que la velocidad de subida aumente (no está funcionando).

Mientras caminaba por el Paseo Alcorta buscando un lugar donde comprar el bendito cable, me llevé por delante a una nena de un año que se fue de espaldas al piso y se largó a llorar. Los padres estaban lejos, la levanté y me fuilminaron con la mirada. No sabía cómo pedir disculpas, me sentía horrible. Dije lo primero que se me pasó por la cabeza: “Venía distraído”. El padre lanzaba fuego por los ojos y me dijo “Sí, la verdad que venías distraído”, que en lenguaje masculino significa “Sos un boludo y si decías otra cosa te llenaba la cara de dedos”.

Con mucha tensión pasé la tarde, armando la valija hace un ratito nada más… No sé qué me espera todavía, jamás fui a Brasil, pero me dijeron que en migraciones te reciben en musculosa. Una gran amiga me prestó reales, no tengo idea cuánto es ni qué me compro con eso, pero al menos voy con más seguridad. El compromiso es que allá, cuando consiga cambiar, traiga reales de vuelta (y no arruinarle a ella su colección de monedas extranjeras).

Los encargos, por ahora, son dos sungas y todo lo que me permitan traer de caipiroska. Googleando (cuando tuve tiempo) vi que me espera un clima promedio por encima de 20 grados… así que me despido de la ciudad, en pleno paro de trenes (como para complicarme el acceso a San Isidro, desde donde salimos con los chicos).

Quizá ahora pueda empezar a relajarme y aprovechar el viaje para descansar de los preparativos del viaje…

Publicado el 3 julio, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Carla Grisolia

    Te va a encantar Brasil!!! Probá Açaí q es una fruta energizante muy rica. Y el guaraná. Que lindo amo Brasil. Mucha suerte en la carrera!!!
    Con respecto a lo de la nena, 1 año, en un shopping y los padres lejos… los boludos son los padres…

  2. Disfruta y si tienes tiempo Copacabana es maravillosa. Carla tiene razón con los papás de la princesita. Igual los niños primero. Abrazo clic y buena carrera Maestro. JUanca.

  3. Adhiero al comentario de Carla con la nena. Si repartimos el boludismo, a los padres le corresponde un 90%. Igual te dejamos un merecido 10% de boludo, que bien te ganaste 😛

    Otro pepererepepepepe, peperepepepepe….pepererepepepepe, peperepepepepe….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: