Semana 38: Día 266: Acomodando la agenda

A 13 días de volar a Río de Janeiro y 15 de correr mi próxima maratón, me acuerdo de que no estoy corriendo lo que me gustaría. Por supuesto que me lo tomo con calma. Con todos los cambios recientes en mi vida, no me quiero desesperar si no estoy haciendo 50 km cada fin de semana. Ya habrá tiempo para volver a eso.

No es fácil acomodar la agenda, en especial estando recién separado y sin un lugar fijo para vivir. Pero intento arreglármelas como pueda. Por ejemplo, sabía que el jueves iba a trabajar hasta tarde y que iba a dormir poco. El viernes iba a estar hecho una piltrafa y no iba a poder dormir, así que me acomodé para tomarme un rato del jueves y correr 14 km. Parece poco, más siendo que en dos semanas me esperan 42, pero el corazón queda satisfecho por estar haciendo algo. Y yo logré algo muy importante, que es anticiparme y no darme cuenta a último momento que el cuerpo no me iba a rendir ni para hacer dos cuadras.

Es un tema porque estoy por encarar un viaje y no organicé nada. No me caben dudas de que lo voy a disfrutar mucho. Brasil es un país que no conozco y que no estaba en mis planes conocer, pero hay momentos en los que necesito improvisar y no estar cuestionando demasiado las cosas. Pero me faltan resolver un montón de cosas, como qué voy a llevar, qué cosas necesito… ayer perdí mi reloj GPS, así que ni siquiera sé si voy a poder seguir midiendo mi distancia, mucho menos en la maratón.

Parte de acomodar mi agenda es dormir las horas necesarias para entrenar, así que voy a cerrar este breve post y me voy a ir a la cama, por primera vez antes de las 12 de la noche en mucho tiempo. Pero no me quejo. Parte de haberme quedado hasta altas horas de la noche tuvo que ver con relajarme y hacer lo que me gusta. Y en la agenda no hay que acomodar solo las responsabilidades. También podemos hacerle un lugar a aquellas cosas que nos hacen felices.

Publicado el 21 junio, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Tranquie, a no desesperar (yo diciéndote a vos esto?, wtf!?).

    Lo del reloj, un bajón :(.
    Si tenes GPS en el celular endomondo.com funciona muy bien. Si no tenes, cuando cambies el cel pensá en que el próximo tenga. No sale más caro y es una buena opción.

    Otra es usar maps.google.com y trazarte previamente (o luego de correr, es lo mismo) la ruta que correrás (marcas los puntos y le decís que lo harás a pié y al menos te dirá la distancia exacta). Luego mediante horario de inicio y horario de final no es complejo calcular la velocidad promedio a la que estuviste corriendo. Aunque no tendrías la velocidad permanente a la que vas corriendo en el momento, es mejor que nada.

    PD: Preocupado con que llevar a brasil? A despreocuparse que con la zunga, un par de medias y las Puma alcanza y sobra!

  2. de paso hacete una macumba en rio, venís meados por los perros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: