Semana 33: Día 231: Un dinosaurio desaparece

Hoy falleció Jorge Rafael Videla, un personaje siniestro que nunca pasó por este blog. Pero, indirectamente, marcó mi vida y la de todos.

No quiero espantar a nadie con un post de contenido político. Este blog es autorreferencial y más o menos biográfico. Lo cierto es que nací en diciembre del 77, en plena dictadura, así que el tema me marcó aunque sea tangencialmente. Cuando estudiaba Ética y Deontología Profesional, en la carrera de Diseño Gráfico, vimos un documental llamado “Generación Golpe”. Y todos los que nacimos en esa década, inmersos en ese gobierno de facto, somos de la Generación Golpe.

Alguna vez fantaseé con ser hijo de desaparecidos. Porque es imposible haber nacido en esa época y no pensarlo aunque sea una vez. Por ahí Santi, mi hermano mellizo, se lo planteó menos porque es un calco de nuestro padre, pero yo tengo mucho de ambos. Antes de empezar con Semana 52, mi mamá decía que mi físico era como el de su lado de la familia (Villafañe), y después, habiendo adelgazado, salió a flote el perfil genético de los Casanova. No, hoy no tengo dudas de mi identidad, pero que te lo preguntes una o mil veces es parte de un legado tristísimo de esos años horrendos.

Hoy se habló mucho de la figura de Videla y su impacto en Argentina (Felipe Pigna dice que fue uno de los que más mal le hizo a esta nación, acrecentando la deuda externa y vaciando al país). Me gustó lo que dijo el cantante Horacio Guaraní, siendo que casualmente hoy era su cumpleaños. Videla era un pobre tipo. Alguien que estudió cómo matar y se dedicó a eso. ¿Para qué malgastar bronca en alguien tan patético?

Y, como no puede faltar, están quienes lo defienden. Quienes creen que la historia lo reivindicará. Me dio mucha amargura leer esta clase de comentarios en las redes sociales. A casi 40 años del golpe militar, creo que la historia ya dejó en claro cómo serán recordados todos los responsables del terrorismo de estado.

Hoy escuché sonar el tema “Los Dinosaurios“, uno de los más hermosos que le escuché a Charly García. Se lanzó en 1983, justo en el año en que la dictadura de la Junta Militar llegaba a su fin. El rock nacional sirvió para expresar todas esas cosas que no se podían decir. Claramente esta canción habla de los desaparecidos, de todas las cosas hermosas de la vida que pueden esfumarse. Pero entre tanto dolor (la voz de Charly, casi como un quejido, me pone la piel de gallina), la letra cierra con un “pero los dinosaurios van a desaparecer”. Creo que es una celebración de que ningún mal es eterno.

Videla, el tipo que cuando fue presidente (de facto) nos prohibió a todos leer “El Principito”, murió esta mañana, solo, en una cárcel común, por causas naturales. Aunque estaba preso por sus crímenes, tuvo una muerte mucho más digna que los 30 mil desaparecidos de 1976 a 1983. Podemos estar insensibilizados a esta altura por ese número, pero tengamos en cuenta que la siguiente dictadura latinoamericana con más muertos es Chile, con 3 mil.

No se me ocurre otra forma de cerrar este post con la letra de Los Dinosaurios, de Charly García. Mañana me voy a correr, aunque haga frío, y voy a agradecer vivir en un país donde los dinosaurios ya desaparecieron.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
la persona que amas puede desaparecer

Los que están en el aire
pueden desaparecer en el aire.
Los que están en la calle
pueden desaparecer en la calle.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
pero los dinosaurios van a desaparecer

No estoy tranquilo, mi amor
hoy es sábado a la noche un amigo está en cana
Oh, mi amor, desaparece el mundo

Si los pesados, mi amor,
llevan todo ese montón
de equipaje en la mano.
Oh, mi amor, yo quiero estar liviano.

Cuando el mundo tira para abajo
es mejor no estar atado a nada
imaginen a los dinosaurios en la cama.

Cuando el mundo tira para abajo
es mejor no estar atado a nada
imaginen a los dinosaurios en la cama.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
los cantores de radio pueden desaparecer
Los que están en los diarios pueden desaparecer
la persona que amas puede desaparecer.

Los que están en el aire
pueden desaparecer en el aire.
Los que están en la calle
pueden desaparecer en la calle.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
pero los dinosaurios van a desaparecer

Publicado el 17 mayo, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. “Alicia en el país” de Seru Giran está muy bueno también. Cuando se usaba la metáfora para contar la realidad porque no se podía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: