Semana 30: Día 206: Segunda cita con la kinesióloga

2013-04-22 09.32.06

“Para la próxima sesión te me afeitas la pierna”, me dijo la kinesióloga, “y te vienes tres veces por semana”.

Realmente quiero recuperarme, así que decidí hacer las cosas bien. Mientras más caso le haga, más rápido me voy a curar de la periostitis. O al menos eso creo. Ya hay quien me mandó a comprarme un magneto para hacerme las curaciones yo mismo… pero bueno, no creo que esté en el mal camino: nada de actividad física y no saltearme ninguna sesión de kinesiología.

El mismo viernes que tuve mi primera sesión de rehabilitación, me confirman de la editorial que estoy en la lista de acreditados para la función de prensa de Iron Man 3. No iban a hacer avant premiere, así que era la única opción para verla “de arriba”, y encima varios días antes del estreno oficial. Pero la función era el lunes a las 10 de la mañana, y mi cita de kinesionlogía era a las 11:30. Decidí hacer buena letra, y rechazar la invitación para el cine..

“¿Hice bien?”, le pregunté a Vicky. Lo pensó unos segundos y me dijo que por supuesto que sí. Sin embargo, me quedó una leve sensación de amargura.

Hoy lunes me costó salir de la cama. Le hice el desayuno a Vicky a las corridas y la acompañé con el perro hasta la estación de tren. En casa tenía tiempo muerto antes de salir. Pero… ¡me tenía que afeitar! Estaba en la duda de si afeitarme ambas piernas o solo la dañada. Esta duda se resolvió cuando tardé mil años con la izquierda, y decidí no repetir con la derecha.

Nadie me explicó cómo afeitarme la pierna. Nunca lo había hecho, y parece algo similar a quitarse la barba, pero resultó que una cosa es la pera y otra la rodilla, isquiotibial, tibial, pie y dedos. Llené el bidet con agua tibia y me embadurné con espuma de afeitar. Empecé por el costado y ningún problema. Debajo de todos esos pelos enrulados… ¡había piel! Pero en seguida la maquinita se taponó de vellos y dejó de rasurar. Así que tuve que hacer el tedioso sistema de afeitar 5 cm, sacar los pelos, enjuagar y repetir. Me pareció prudente no ir contrapelo, para no irritar ni que aparezcan pelos encarnados. Soy meticuloso, así que me dediqué a cada centímetro de la pierna. La duda era, ¿hasta dónde afeitar? ¿Hasta la rodilla? ¿Hasta el muslo? ¿Hasta la clavícula?

Cuando creí que tenía todo dominado, me arranqué una buena cantidad de piel. La sangre empezó a brotar. Seguí, matando a la herida con la indiferencia, y eliminando cada pelito. Cuando terminé (y quedé suavecito), me puse una curita y salí para la kinesióloga.

Afuera, en la puerta del instituto, un cartel escrito a mano rezaba “No tenemos luz”. No muy lejos de ahí, mientras yo (bien terco) esperaba que me confirmen que por mi trauma necesitaba conectarme a los aparatos sí o sí (y que me iba a tener que volver a casa), un proyector se encendía y comenzaba a verse las nuevas aventuras de Iron Man.

Quedará para la próxima…

Publicado el 22 abril, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Nacho Morgantini

    Uhh que mala suerte lo de la Periostitis. Yo tuve tambien y cada tanto vuelve , estoy un par de semanas asi y despues desaparece. Lo que me dio buen resutado son las pantorrilleras o medias de compresion , las uso para descansar a la noche. Bueno Martin espero te mejores , abrazo y un gusto conocerlos en Patagonia

  2. Nacho Morgantini

    Bien Martin , terminamos , esa era la idea. Al final con el corazon en la boca porque nos agarraban los cortes de carrera , pero llegamos. 18 hs 50 min . Una linda locura 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: