Semana 29: Día 201: Una empanada en lugar de pie

A pesar de que he sufrido lesiones que me impidieron correr, nunca me acostumbré. Quizá porque empecé a hacer deporte de grande (antes lo odiaba), no acumulé traumas en mi cuerpo ni en mis articulaciones. Suerte o no, las cosas se dieron así.

Hace varios años tuve una contractura de rodilla (así como lo leen), que hacía que correr fuese muy doloroso, en especial en terrenos irregulares. Exceptuando cuando entrenaba en asfalto, jamás estaba sobre una superficie lisa. Subir o bajar un cordón activaba los impulsos nerviosos y me hacía ver las estrellas. Con paciencia y sin dejar de entrenar (con una rodillera), el dolor fue cediendo hasta desaparecer. En esos días añoraba correr sin problemas, y me preguntaba cuándo sería el día en que pudiese hacerlo normalmente. Sabía que, eventualmente, iba a poder hacerlo. Mi duda era cuándo…

La siguiente lesión que me dejó fuera de la actividad física por un tiempo fue una osteocondritis, producto de un golpe contra un amigo mientras jugaba a la pelota (este hecho marcó mi retiro indeclinable de las canchas). El dolor, dicen, es comparable con el de una fractura, y según tengo entendido se trata de la separación del músculo y el hueso. Desconozco si es algo que deja secuelas por siempre, pero me costó mucho recuperarme. Mi papá me prestó una faja de neoprene que me ayudaba bastante. Volver a correr fue más sencillo que regresar al gimnasio. Casi cualquier movimiento dolía. Recuerdo estar con mis amigos cenando en Carlitos por mi cumpleaños, y no me podía reir porque me mataba en las costillas.

Como decía, quizá deja secuelas porque volví a sufrir una osteocondritis en otra costilla, mientras levantaba pesas. Tuve una ventaja, sin embargo: esta era una lesión conocida, así que sabía qué me funcionaba. Volví a la faja, dejé el gimnasio por un tiempo, y me armé de paciencia. En aquellos días, dejar de entrenar me golpeó bastante anímicamente.

Y llegamos al día de hoy, en el que hice demasiados esfuerzos en poco tiempo. Ya los 100 km de la Ultra Buenos Aires me dejaron un poco resentido en el tibial, y la Patagonia Run, con sus ascensos y descencos en la Cordillera de los Andes le pusieron el broche de oro a una lesión de aquellas. El tibial izquierdo, que en las bajadas de la montaña ardía en llamas, ahora está hinchado. Ayer por la noche, mi pie parecía una empanada, y mi pierna un matambre. Al día de hoy la hinchazón no bajó demasiado, pero el dolor cedió. Ahora no me molesta al tocarme, sí cuando estiro el pie hacia abajo. El traumatólogo que me revisó me hizo ver las estrellas, apretando y retorciendo para todos lados. Él me recomendó diclofenac, vendaje y reposo deportivo por dos semanas. Me vendé y fue un horror. ¿Vieron cuando se envuelven un hilo bien apretado por un dedo, hasta que queda colorado e hinchado, como la caricatura de Michelin? Exactamente así quedé yo. De hecho me saqué la venda y la pierna seguía igual, toda deformada.

No dejé de hacerle caso al médico. En lugar de vendarme, Vicky me prestó sus tibialeras, que también comprimen pero evitan el “efecto matambre”. Supongo que eso mezclado con las drogas hace que duela mucho menos. Por la mañana es el peor momento de dolor, porque duermo sin venda, con el pie elevado. Pero con el correr del día voy mejorando.

Es difícil imaginarme volver a correr con la libertad de antes. Pero esta vez no me quiero desesperar. Sé que me queda una rehabilitación por delante, así que intentaré hacer caso a todo lo que me digan para recuperarme lo más rápido posible. Tendré que fortalecerme, acostumbrarme al volumen de trabajo, y no volver a repetir ultramaratones tan exigentes en tan poco tiempo. Porque tengo que llegar a correr 246 km, y no morir en el intento…

Publicado el 17 abril, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Ánimo, no desesperes. Bueno, es normal la impaciencia; pero con una mente serena y con b

  2. Y con buena cara, el tiempo se va a a pasar rápido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: