Semana 19: Día 127: El Día de la Marmota

Probablemente hayas visto la película “Hechizo en el tiempo”, que fue cómo el señor que traduce el nombre de las películas decidió titular a “Groundhog Day” (1993), o “El Día de la Marmota”. Pero seguro hay toda una generación que no la vio o la considera demasiado vieja (bueno, después de todo, “Tiempos Violentos” ya la consideran un clásico, ¿no?).

La premisa es simple: Phil, un meteorólogo egocéntrico tiene que viajar a Punxsutawney, un pueblito donde una marmota tocaya despierta luego de hibernar. Si despierta y lo primero que ve es su sombra, el invierno va a seguir unas semanas más. Si no, se adelante la primavera. Este animal no solo compite con Phil por su nombre sino por su profesión, ya que también predice el clima. Ir a filmar la nota lo fastidia mucho, pasa muy mal el día (el agua de la ducha sale helada, lo acosa un pesado ex-compañero del colegio, mete el pie en un pozo lleno de agua y una tormenta que él no pudo prever le impide volver a casa. Pero claro, como la marmota Phil no ve su sombra, el invierno sigue… solo que el meteorólogo Phil despierta al día siguiente y todavía es 2 de febrero. Revive todo ese tedioso día, incluso con la tormenta de nieve que le impide viajar y lo obliga a quedarse a dormir en Punxsutawney. Y despierta y es 2 de febrero. Y pasa nuevamente por todo, y al día siguiente es 2 de febrero, y después es 2 de febrero, y así, eternamente.

Hay debates de cuántos días muestra la película en los que Phil revive el Día de la Marmota. Hay quienes dicen 8 meses, otros 10 años, otros 34. Pero nuestro trágico protagonista se pregunta por qué no revivió su mejor día, que fue uno en la playa, en la que hizo el amor con una hermosa mujer. Siendo que hoy es el 2 de febrero… ¿qué pasaría si mañana tenemos que repetirlo?

Mi día de hoy fue bastante bueno. Tuve un entrenamiento intenso a la mañana en el que me sentí muy bien. Vicky me sorprendió con un pastel de papa vegano, y por la tarde vimos “Life of Pi” (Una Aventura Extraordinaria), una película que nos encantó (yo ya había leído la novela original, que me resultó fascinante). Así que podría repetir mi 2 de febrero, pero no sé si 10 años. Probablemente eligiría volver a vivir el día en que corrí mi primera maratón, o también mi intento por correr la Ultra Buenos Aires el año pasado. Probaría nuevas técnicas para ver cuánto me puedo acercar a los 100 km. Tengo la esperanza, también, de que el mejor día de mi vida esté por venir. El mensaje de “El Día de la Marmota”, me parece, es que no existen días buenos o malos, sino que somos nosotros los que podemos transformar un 2 de febrero en el peor o el mejor de nuestra vida. Potencialmente podría ser… está todo en nuestra interpretación y en nuestra motivación para mejorarlo.

Publicado el 2 febrero, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: