Semana 14: Día 97: ¿En dónde estoy?

Imaginemos un mapa. Sus calles, la grilla de las cuadras, sus avenidas y distintos accidentes geográficos como lagos, ríos, montañas. Puede ser como lo imaginen, de una ciudad, un pueblo en las afueras, una zona montañosa. Ese mapa es nuestra vida, y no va de un punto al otro y ya, sino que tiene diferentes caminos y nosotros lo recorremos a nuestra voluntad, aunque en el fondo creamos que las cosas nos pasan sin que tengamos influencia alguna. Al igual que nuestra trascendencia, no tiene un final, sino que es una sucesión de posibilidades.

Ahora, no está mal de vez en cuando detenerse a ver en qué lugar del mapa estamos. Porque de eso va a depender a dónde (y cómo) vayamos.

Me puse una meta, hace rato, de que no termine marzo sin que haya corrido los 100 kilómetros en 10 horas y media. Para eso voy a tener que volver a entrenar… mucho. Y ahora se me ocurrió que sea bajo una dieta vegana, así que tengo bastante que aprender. Mi veganismo lleva unos 4 meses, y si digo que noté un cambio estaría mintiendo. Pero quizá algo esté cambiando dentro mío, o por ahí todo siga igual, pero es algo que tengo que averiguar. Así que fui al médico a pedir un apto médico. Como cambié de obra social (al independizarme finalmente del sustento de mis padres) tuve que empezar de cero, sin historia clínica.

La doctora que me atendió resultó, además de médica clínica, especialista en geriatría, así que se debe haber sorprendido de encontrarse con un flaco que camina encorvado, con el libro “Nacidos para correr” bajo el brazo. Pero, atenta, escuchó mis motivos para estar en la consulta. Tuve que responder nuevamente las preguntas de rigor, si tenía algún tipo de enfermedad crónica, si tenía alguna lesión… Me pareció importante mencionar que era vegetariano (no quise entrar en detalles), y ella me preguntó si comía algo de derivados animales. Le dije que era vegano, pero que me sentía bárbaro. No, nunca tuve anemia, y resultó que era muy afortunado.

También creí que era oportuno aclarar que corría y mucho. Sin entrar tampoco en detalles, le dije que hice una carrera de más de 100 km. Se quedó fascinada, y no tuve el coraje de decirle que en realidad no había llegado a la meta y que me quedaron 48 km en el tintero. Pero me dijo que me felicitaba, que con tanta actividad física y alimentación sana, iba a vivir muchos años.

Ahora el chiste, como para ubicarme en el mapa, es hacerme la batería de estudios que incluyen análisis completos de sangre y orina, ergometría, electrocardiograma, y un estudio del corazón que no logro descifrar por esa letra de logia secreta que tienen los médicos. Pero dénme un turno y yo voy a que me peguen cosas en el pecho y me hagan correr como un poseso en una cinta.

Tengo algo así como 90 días exactos para cumplir mi meta de llegar a los 100 km en menos de 10 horas y media. Hoy se me dio la rebeldía de salir a correr sin la autorización explícita de mi entrenador (aprovecho reuniones de trabajo para ir y volver corriendo). Y mientras trotaba por la bicisenda hacía cuentas mentales y pensaba cuál debía ser mi ritmo promedio para poder llegar. El año pasado me mandé bastante a lo kamikaze, así que ahora cuento con una ventaja, que es la experiencia (aunque haya sido darme la trompa contra un muro). Ahora reemplacé el miedo a lo desconocido por el miedo a lo conocido.

Trece semanas. Noventa días. Ese es el largo del camino que tengo que trazar en mi mapa. Creo que sé el punto desde donde voy a empezar, en los próximos días tendré que dilucidar el mejor camino para llegar hasta mi destino.

Publicado el 3 enero, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: