Semana 10: Día 69: Cita con la nutricionista

Ayer tuve mi cita con la nutricionista, en la que me tomó medidas para su estudio atropométrico y hablamos de cómo estuvo y cómo sigue el entrenamiento. Para mi sorpresa, desde la medición anterior a esta, aumenté casi un kilo y medio de grasa.

Si tenés la duda de si es mucho o poco sí, es un montón. Me puse a pensar en si fue por haber bajado el entrenamiento, por haber comido menos verduras, por haberme excedido con el pan, pero al final preferí no hacerme mala sangre. Sea el motivo que sea, tengo la dieta vegana oficializada por mi nutricionista que aún no pude empezar (prefiero hacerlo a la vuelta de la carrera). Además, en La Misión seguro voy a bajar de peso, y al regreso (una vez que me recupere de este inmenso esfuerzo), voy a empezar a entrenar para hacer los 100 km en marzo, así que… ¿para qué preocuparme?

Los valores del índice de masa corporal siguen dentro del parámetro de “bueno” (siendo “muy bueno” o “excelente” el tipo de cuerpo de los corredores de elite). Y aumenté 700 gr de músculo, acercándome a los 30 kg, que es el principal objetivo. Probablemente pilates esté ayudando en este caso.

Aprovechamos la sesión para repasar las estrategias nutricionales de la carrera, y para seguir derribando mitos (la dieta escandinava no sirve, es preferible comer pan a galletitas, la Equal Sweet tiene azúcar). También comentamos “Nacidos para correr”, libro que ofreció prestarme justo ahora que Vicky lo terminó…

Para la próxima vez que nos juntemos, prometí llevar análisis de sangre y una buena pila de anécdotas de La Misión… ¡veremos si esta cruzada vegana me lleva a algún lado!

Publicado el 6 diciembre, 2012 en Alimentación y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Buenas! Te dijo por qué la Dieta Escandinava no sirve? Yo la seguí una vez para Maratón (la única que corrí) y me fué muy bien (no hablo de tiempo, sino de cómo me sentí). Aunque puede haber sido casualidad, o haber influido otros factores. Saludos!

    • Básicamente porque, como atletas, necesitamos hidratos de carbono para nuestros ejercicios. Al no consumirlos aumentás el riesgo de una lesión. Por otro lado, es un mito que al poner las reservas de glucógeno “en cero” se obtienen mejores resultados que aumentar el consumo de hidratos mientras se bajan los de fibra en los días previos. La dieta escandinava surgió en los 60s y se desmitificó en los 80s.

  2. En los 3 dias que no consumís hidratos de carbono, el ejercicio es cero o mínimo.. Ahora, si vaciando las reserva de glucógeno y volviendo a cargarlas, los resultados son los mismos que si no las vaciásemos, te doy la razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: