Semana 9: Día 60: Musculación… pero al aire libre

Todo no se puede. Es una verdad universal. Dura, pero muy cierta. Quiero correr 100 km en 10 horas y media pero también quiero hacer una ultra-trail de cuatro días en la montaña. A veces hay que saber encontrar los momentos, esperar y ver cómo acomodarse.

En el primer año de Semana 52 era un soltero empedernido, así que no tenía demasiado problema en levantarme a las 6 de la mañana, desayunar y salir para el gimnasio a esperar a que abriesen a las 7. Entraba en calor, hacía mi rutina, y a las 8 me iba a duchar. Antes de las 9 estaba en casa, listo para empezar mi jornada laboral, y nada de esos ejercicios de musculación estorbaban con mi entrenamiento de running, que era por la tarde. Ejercitaba cinco veces a la semana.

Y entonces me enamoré. No de una rutina, o de un ejercicio, sino de una mujer, Vicky, alguien a quien conocía desde la secundaria pero a quien aprendí a conocer (de verdad) en una carrera. Fue un flechazo para ambos, y al principio ella respetaba mis tiempos y mis raras rutinas de musculación, pero llegó un punto en que no quería separarme de ella ni resignar las pocas horas que pasábamos juntos. Sin que nadie diga nada (porque no faltará quien crea que esta decisión me fue impuesta), fui dejando de madrugar para ir al gimnasio cuando Vicky ya se había ido al trabajo… lo cual era una complicación, porque entraba al gimnasio a las 9, y más de una vez mis clientes ya estaban bien despiertos y empezaban a hacer sonar mi celular en medio de la rutina de pecho con banco inclinado.

Así los 5 días de entrenamiento semanal se vieron condicionados por compromisos laborales. Después empezó mi sueño espartatloniano, y para llegar a 246 km tenía que correr mucho… mucho. Así que Germán, mi entrenador en los Puma Runners, me agregó varios kilómetros semanales. Entonces ir al gimnasio se volvió una tarea imposible. Pagaba por tres meses y con suerte iba 10 veces en un mes. No me desesperé, porque, como dije al principio, “todo no se puede”. Me pareció que lo importante era dedicarme a correr y aumentar mi resistencia. Lo otro… podía esperar.

Con el pasar de los meses perdí musculatura y fuerza (de hacer 7 dominadas bajé a 4), pero comprobé eso de que el cuerpo tiene memoria, y que si uno vuelve a entrenar (y lo hace con MODERACIÓN), la adaptación es mucho más rápida que cuando empezamos con las pesas por primera vez. Todavía conservo algo de músculo, y sin dudas los ejercicios me cuestan menos que al principio. Pero… seguía sin encontrar el momento para hacer musculación.

Hasta que Germán decidió hacerle una mejora a nuestro entrenamiento aeróbico. Nos citó al grupo 30 minutos antes del horario habitual y nos presentó una serie de elementos para hacer musculación al aire libre. Pesas de todo tipo, muchas de las cuales con formas desconocidas para mí, una semiesfera inflable (que debe tener un nombre más interesante que la descripción que estoy haciendo), implementos para mejorar la coordinación… montones de implementos para hacer hombros, bíceps, tríceps, cuádriceps, sentadillas… Nos pusimos a ejercitar como niños con juguetes nuevos, y obviamente ahora escribo estas líneas con dolor en los brazos, pectorales y dorsales. Estoy en el período de adaptación, intentando que mi cuerpo recupere la memoria.

Supongo que fue una de esas situaciones que se ajustan al dicho de que “en el fondo del camión los melones se acomodan solos”. No encontraba un momento para ir al gimnasio, y solo logré acomodar los horarios del entrenamiento con los Puma Runners, un espacio que mis amigos, clientes y familia respetan, y uno de los pocos lugares que comparto con Vicky. Ahora ambos podemos seguir jugando con las pesas, dedicándole media hora, tres veces por semana. Ahora ejercitamos al aire libre, una sensación bastante placentera, y entre amigos, lo cual no es poco…

Publicado el 27 noviembre, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: