Semana 5: Día 29: Entrenando cuestas

Mientras escribo estas líneas, mis compañeros Puma Runners estarán en Colón, dando sus últimos pasos en la Salvaje Night Race. Quizá alguno ya haya llegado, y otros estarán en medio de la oscuridad, iluminado por su linterna, intentando no flaquear en esos últimos y difíciles kilómetros.

Con Vicky nos bajamos a último momento por una gastritis combinada con resfrío que la dejó recostada por dos días. Si bien se estaba recuperando, su salud no estaba para hacer frente a una carrera, sobre todo con lo complicado de un viaje en auto, más la competencia en sí, para la que no estaba llegando en su mejor estado. El tema fue que hoy sábado se sentía bastante bien, y con ganas de salir a entrenar. Así que no lo dudamos, nos enfunamos en nuestras ropas de deportistas y nos fuimos en tren desde Belgrano hasta Acassuso. ¿Para qué semejante viaje, si casi la totalidad de nuestro grupo de entrenamiento estaba en otra provincia? Bueno, zona norte tiene unas cuestas muy interesante, y nos queremos preparar para La Misión, competencia muy difícil (y atractiva) donde nos la vamos a pasar subiendo y bajando montañas.

Ya instalados en Acassuso, partimos rumbo a San Fernando. En el camino nos esperaban 25 cuestas, repartidas como quisiéramos. Esto no solo nos prepara para el ascenso, además fortalece los músculos de las piernas. O sea que coinviene, incluso si no vas a participar de una carrera en montaña.

Los primeros kilómetros fueron relativamente fáciles, pero el sol se empezó a quemar y transpiramos como cerdos . Eso hizo que tuviésemos que tomar más agua, con la dificultad que eso conlleva. Si uno entrena en un grupo, o por su casa (Colegiales, en nuestro caso) la historia es otra, pero al estar en zona norte, ¡no nos podíamos cruzar ni con un kiosco! Pero nos las arreglamos.

Con las 25 cuestas (yo terminé haciendo algunas más) terminamos corriendo 21 km. Algo que me vino muy bien, y sumado a los 21 de ayer, puedo decir que no me hizo sentir decaído. Después de haber conquistado esa distancia, le dije a Vicky que tenía ganas de copiar a Murakami (de nuevo) y hacer 10 km todos los días (excepto en los que entreno con los Puma Runners). Eso me haría alcanzar 70 km cada semana. Si lo veo en un día solo, hasta parece poco. Pero si sumo 280 km en un mes, me sentiría Gardel y Lepera. Vamos a ver si la llevo a cabo, o si se convierte en una de las tantas ideas que tengo en la cabeza y que se terninan pasando…

Publicado el 27 octubre, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Me encantó el entreno de ayer porque cumplimos nuestro objetivo sin presionarnos con el tiempo!!
    Qué rica la limonada!! Ojalá que arriba del Cerro Bayo también haya un puesto de limonada!!

    Voy a intentar hacer los 10 km de regreso del trabajo los días que no entrene!!

    Besoteeee!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: