Semana 4: Día 25: Carpe Diem (o “Aprovecha el día”)

¿Se acuerdan de mí? Volví, como Alf (que nunca se va).

Después del post en el que comentaba que me atropelló un auto, hubo alguno que se preocupó por mi estado de salud, ya que no actualicé el blog por un par de días. Nada que temer, tuve unas jornadas laborales MUY intensas, que me tuvieron atornillado a la silla. Sin exagerar estuve trabajando 24 horas sin parar, por lo que no solo no escribí una entrada nueva en el blog, sino que no entrené, y mucho menos pude dormir. Cuando finalmente me lancé a los brazos de Morfeo, no me largó por 13 horas (en las que me salteé la cena… en fin).

En el medio de ese fin de semana frenético, me perdí el entrenamiento del sábado. Nada grave, solo que siento que lo necesito porque estoy lejos de mi máxima capacidad física. Afortunadamente esta decisión se tomó en un día lluvioso, así que me consolé tontamente con que me hubiese mojado… y bueno, es mejor estar encerrado trabajando cuando el cielo se cae, que cuando está lindo. Mientras pensaba estas cosas, daba los primeros pasos en el diseño de un catálogo de 152 páginas para un festival de cine (se puede descargar aquí, si les interesa saber qué cosas me mantienen lejos de mis zapatillas para correr).

Lo jugoso del fin de semana vino el domingo. El día anterior trabajé todo lo que pude, y cuando ya no tenía otras cosas para hacer más que aguardar por correcciones y textos faltantes, pude alejarme de la computadora y tener una vida normal junto a mi mujer, mi gata y mi perro. Pero cuando desperté y vimos que había un sol espectacular, nos enfundamos en nuestro disfraz de deportistas y salimos a correr (solo nosotros dos, sin gata y sin perro). El clima era muy agradable, y pudimos hacer un fondito de 13 km sin frío, lluvia ni viento. Recorrimos Colegiales por la bicisenda, atravesamos Plaza Holanda, luego los Lagos de Palermo, y finalmente volvimos a casa por Avenida del Libertador. Nos sentimos con energía y muy contentos.

Como saben los que vivieron ese domingo en Buenos Aires, el tiempo fue desmejorando hasta que empezó a llover. Y no saben cómo sopla el viento en un piso 15, hace un chiflido terrible, y las puertas se cierran de golpe con un estruendo tremendo. Y quizá sea una tontería, pero nos puso todavía más contentos haber aprovechado el día. No hicimos planes, simplemente salimos a sacarle el máximo provecho. Si hubiésemos esperado a después de comer, o a terminar de despertarnos, o a avanzar “un poquito más” con el trabajo pendiente, nos lo hubiésemos perdido. Todo se dio para que el domingo fuese una especie de “recupero” del entrenamiento perdido, y una de las actividades en pareja que más disfrutamos con Vicky.

Cuando el día desmejoró y empezó a llover, volver al yugo del trabajo tuvo otro sabor, casi de triunfo. El material empezó a llegar, y no paré de trabajar hasta la tarde del día siguiente, cuando por fin dimos por concluidas las correcciones y pude subir el catálogo a la imprenta. Mientras veía pasar las horas y que no iba a poder actualizar el blog me dio un poco de pena (soy muy culpógeno), pero sabía que en cuanto tuviese un poco de tranquilidad, iba poder volver al blogueo. La cuestión fue que el lunes tenía todos los planes de despertarme después de una merecida siesta, cenar, escribir un post en Semana 52… Pero aparentemente Vicky me despertó para comer y le dije que prefería seguir durmiendo. No lo recuerdo, siento que jamás hubiese dicho eso, pero sé que no lo está inventando. Debió ser mi subconsciente hablando.

Pero no carece de lógica decir eso. Porque se puede aprovechar el día de mil maneras. Corriendo, trabajando… o descansando.

Publicado el 23 octubre, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: