Semana 3: Día 19: Cita con la nutricionista

Hoy tuve mi cita con la nutricionista, luego de dos meses y medio. ¿Cómo me fue? Creo que lo voy a llamar un “empate”.

Por un lado, bajé de peso. El último mes entrené muy poco, me fui tres semanas a Europa, y comí en forma un poco desordenada (aunque intenté siempre hacer las seis comidas). Por fortuna no aumenté grasa, sino que perdí 200 gramos. Ni subí ni quedé igual. Eso puedo agradecérselo a las largas caminatas, un ejercicio desestimado por muchos, pero que tiene beneficios notables.

El tema es que perdí un kilo y medio de músculo, probablemente en las piernas. Es increíble lo desproporcionado que es el cuerpo humano: toma tanto esfuerzo ganar masa muscular, y es tan fácil perderla… Pero no me preocupa, porque ahora que empecé Pilates y de a poco voy a volver a mi ritmo de entrenamiento previo, sé que esos niveles van a volver a subir.

Entre las circunferencias que se redujeron está la cintura: perdí 1,6 cm, algo que sospeché cuando le tuve que ajustar un agujerito más al cinturón. Desde que volví de viaje, mucha gente me dijo que estaba más flaco (uno me dijo que estaba más gordo, y lo decía en serio, pero la ciencia se encargó de desmentirlo). Es raro porque a menos que haya un cambio muy repentino y brusco, uno generalmente no lo nota. Será por eso de andar tanto tiempo viéndose al espejo (el árbol que no deja ver el bosque). Yo hasta creía que en esta medición me iba a dar que había subido de peso. Pero no.

Mi índice de masa corporal (un dato estadístico en el que el peso en kilogramos, dividido la talla en metros elevado al cuadrado, da un valor que se usa para saber en dónde está cada uno. BAJO PESO (IMC <18.5) confiere bajo riesgo de desarrollar comorbilidades (las enfermedades cardíacas y metabólicas ya citadas) pero también significa mayor riesgo de otras enfermedades como cáncer.

  • NORMAL (IMC 18.5-24.9) confiere riesgo promedio de comorbilidades.
  • SOBREPESO (IMC 25-29.9) el riesgo está levemente aumentado.
  • OBESIDAD es cuando el IMC >30 y se la clasifica a su vez en:
  • CLASE I (IMC 30-34.9) confiere riesgo moderado.
  • CLASE II (IMC 35-39.9) confiere riesgo severo.
  • CLASE III (IMC >40) el riesgo es muy severo.

Mi medición me dio 20,54 Kg/m2 Algunos ponen en 20 el límite mínimo de lo “normal”, aunque el oficial es 18,5. Así que sí, soy normalito.

Ahora toca reencausar la alimentación y armar una dieta vegana. E ir probando a ver qué pasa.

Publicado el 17 octubre, 2012 en Alimentación, Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. imafuckingrunner

    CHABON! te dejo de leer un rato y estas haciend Pilates? VEGETARIANO Y PILATES? Man, sali del closet de una vez por todas!

  2. imafuckingrunner

    jajajaj

  3. muy buen blog!! compartimos la pasion por alimento sano y correr.. Espero que siga todo bien! abrazooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: