Semana 3: Día 18: ¡Empecé pilates!

Dicen que luego de que te atropelle un auto, no nay nada mejor que empezar pilates. No, no dicen eso, pero podrían…

Hoy me apareció un dolor completamente nuevo. La cadera me empezó a molestar, tanto si me tocaba como si hacía algunos movimientos. No como para alarmarse. Supongo que ahí es donde impacté con el auto. Además apareció un pequeño morado en el costado del ojo derecho, debajo de la ceja que duele si me la toco (o sea, debería dejar de tocármela). En ese contexto de mariconeo, me preguntaba si era justo el día para empezar pilates. Encima, llovía…

Por suerte empecé por Vicky, queme recomendó esta disciplina desde el momento en que ella empezó, hace unos meses. El gimnasio queda a 2 cuadras de casa, lo que terminó de cerrar el trato.

Mis idesa de estas rutinas eran muy diferente a lo que terminé haciendo. Me imaginaba a señoras cincuentonas tiradas en colchonetas, o sentadas en pelotas gigantes. Las hacía meditando, buscando la paz interior o algo así. Pero nada que ver. El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado por Joseph Hubertus Pilates, que lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, traumatología y yoga. AL  principio fue llamado Contrología (Contrology) debido a que recalcaba el uso de la mente para controlar el cuerpo, pero buscando el equilibrio y la unidad entre ambos. El método se centra en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, por lo que es muy usado como terapia en rehabilitación y para, por ejemplo, prevenir y curar el dolor de espalda. Con Vicky buscábamos un buen complemento para el running, y como ella comprobó que es muy útil, me tocó a mí empezar.

La verdad es que no me podía plantear la posibilidad de ir. No por prejuicio ni nada de eso, sino por falta de tiempo. Vivir con los minutos contados, cumpliendo con todo el mundo, hace que el tiempo libre escasee. Pero decidí darme un espacio para mí, y con La Misión cada vez más cerca, me pareció que podía organizarme para estar desocupado dos veces por semana. Mi imagen de Pilates (más allá de que Vicky me contó varias veces lo que hacían) era de un grupo de señoras tiradas en una colchoneta, con su pelota inflable gigante. Cuando entré en la sala de ejercitación no encontré nada de eso. En su lugar había unas camas llamadas reformer, sobre la que se desliza una plataforma mediante unos rieles, similar a los remos de los gimnasios tradicionales. Estas máquinas también fueron inventadas por Joseph Pilates, y contiene distintos resortes que indican el nivel de dificultad.

De más está decir que esa fantasía mía de las señoras desapareció rápidamente. ¡Usar esos aparatos es muy complicado! Parte del objetivo es lograr coordinación y estabilidad, algo que para un principiante es muy difícil. Pero la versatilidad que tienen los reformers es increíble. Se puede entrenar cualquier parte del cuerpo, ya sea bíceps, tríceps, cuádriceps, gemelos, aductores… Dependiendo en qué posición se coloque uno y la orientación del esfuerzo, el trabajo cambia totalmente.

Al tener instructor, uno tiene una mejor noción de lo que está haciendo (igual, temblaba tanto y me costaba tanto coordinar, que no parecía que supiese lo que estaba haciendo. Extrañaba mucho hacer musculación, y probablemente con Pilates pueda llenar ese vacío y darme algo que necesito: coordinación, relajación y elongación. Para ser una primera clase, salí muy contento, sintiendo un gran trabajo en todo el cuerpo, en especial en las abdominales. Mi idea era ir durante dos meses, justo el tiempo que tengo para La Misión. Pero, ¿quién sabe? En una de esas se convierta en una de esas cosas que se incorporan a la rutina durante muchos, muchos anõs…

Publicado el 16 octubre, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Quién dijo que pilates era fácil y que no transpiras???
    Creo que es lo mejor que se creo hasta ahora en lo que a musculación significa. Un complemento ideal.
    De a poquito la profe te va a ir agregando más peso, peso de “hombre”. Pero al principio cuesta controlar y coordinar.

    FELICITACIONES POR ANIMARTE A INICIAR ESTA NUEVA FORMA DE VIDA QUE ES EL PILATES!!

    V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: