Semana 0: Día 0: ¿Qué hacías mientras se corría la Espartatlón?

Hoy nos levantamos a las 6 de la mañana (hora griega). Salimos para la Acrópolis, desde donde largaban los valientes corredores de los 246 km que unirá en un día y medio (como máximo) a Atenas con Esparta.
Hay 352 inscriptos (entre los cuales NO me incluyo, ojalá sí en 2013), una décima parte son mujeres. Ellos largaron temprano, a las 7 de la mañana y a la sombra de las ruinas que representan los inicios de la cultura occidental.
No pude hablar con ninguno de los cuatro argentinos que están representando al país en esta terrible competencia. ellos son Ricardo Rojas Peredo, Martín Miquel Córdoba, Analía Mariel Razetto y Fabián Alberto Duarte.
Extrañamente, pocos griegos saben de la existencia de esta monumental competencia, que se realiza anualmente desde 1984. Difícilmente tenga “atractivo” para los espectadores, que deberían dedicarle 36 horas de su vida en mirar cómo un grupo de atletas deja la vida en pasar por los 246 km.
Mientras ellos ponían todas sus fuerzas y concentración en la Espartatlón, con Vicky íbamos al supermercado a comprar comida y bebidas (hace mucho calor). Desayunamos y luego salimos hacia la estación del metro, desde donde combinamos con el tranvía hacia la costa. Una hora de viaje donde nos maravillamos con el paisaje y la costa. Quizá la distancia eran 50 km por las vías, un quinto de lo que los espartatlonianos estaban enfrentando en ese mismo instante.
Pasamos el día entero nadando o tomando sol, aprovechando el inusual verano que se extendió este año (ya estamos en otoño para estas latitudes). Con temperaturas de 32 grados, mientras nos refrescábamos en el mar calmo, ellos seguían corriendo.
Cenamos a las 20:45, mientras el encargado del hostel nos apuraba porque a las 21 cerraba la cocina. Mientras apurábamos el cous cous para poder lavar nuestros platos antes de las 9 de la noche, Oralek, el líder de la Espartatlón, pasaba por el puesto de control 44. Le quedarán todavía 31 por delante, en la etapa más dura que es por la noche. Incluso ahora, mientras escribo estas líneas, cerca de la medianoche griega, hay gente corriendo e intentando alcanzar la gloria. Más de la mitad de los que iniciaron este desafío a la sombra de la Acrópolis ya abandonaron o fueron descalificados. Desde que me senté a escribir estas líneas, un griego hospedado en el hostel estuvo jugando al ajedrez en la computadora. Fumó 9 cigarrillos en media hora, mientras yo inentaba no asfixiarme (escritas estas líneas, acaba de prender el décimo). Otros jóvenes que se hospedan aquí recién vuelven de salir a tomar por las tabernas, hablando mitad en inglés, mitad en su idioma nativo.
La vida de los griegos y de todo el mundo siguió en el día de hoy. No han pasado 13 horas desde que comenzó la carrera que más deseo correr en mi vida. Piensen en todo lo que hicieron en esta jornada, que según su ubicación en el mundo pudo ser fría, calurosa, nublada o lluviosa. Piensen en todo lo que hicieron, e imaginen que en lugar de hacer todas esas cosas, estuvieron corriendo. Sin parar. Por tierra griega.
Mañana nos levantaremos a las 5:30 de la mañana, como para desayunar rápidamente y salir para el hotel desde donde una combi nos llevará al puerto de Pireos. Nos espera un día de expediciones por las islas de Aegina, Poros e Hydra. Muchos todavía no habrán terminado su carrera, y quizá hasta el ganador no haya cruzado la meta aún. ¿Seré yo uno de ellos, algún día? Creo que sí, pero lo sabré con certeza dentro de 52 semanas.

Publicado el 28 septiembre, 2012 en Carrera, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Lo mismo que cuentas en este post hice yo cuando corriste en Yaboty (esta bien escrita?) y en la última que fue de montaña (no recuerdo el nombre) en la mañana le dije a mis papas que un argentino empezó a correr y que seguramente en la noche seguiría corriendo. También les he contado de espartatlon y todo les parece increíble, casi como de ciencia ficción. Pero con lo que yo les he demostrado de lo que corro poco a poco se han dado cuenta que todo eso es real. De momento ni mayor logro son dos maratones. Saludos y mis mejores deseos para el maratón. Por cierto también les he hablado de Vicky.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: