Semana 51: Día 350: Adiós, Buenos Aires

http://katstravel.files.wordpress.com/2012/04/initial_take_off_and_climb_out_-_wheels_still_down1.jpg

Valijas listas, taxi reservado (porque hay paro de trenes, muy oportuno), panza llena y ducha a la espera. Quedan pocas horas para abandonar mi país, cruzar el atlántico y llegar a Europa.

Mi fantasía es que allá vamos a correr con Vicky en diferentes países, nos vamos a sacar fotos y vamos a hacer un ranking de la mejor ciudad europea para correr (creo que va a ganar Londres, con su circuito junto al río). Cualquier empleado del aeropuerto que revise la mochila que llevo se va a dar cuenta enseguida de que soy un corredor. Llevo varios pantalones cortos, unas cuantas remeras y musculosas, el reloj con GPS y vaselina (por el que estimo me van a parar a ver si llevo explosivos, pero no tengo idea de si allá se consigue tan fácilmente). En suelo europeo tendremos que conseguir agua con sodio (en Atenas fue imposible encontrar una) y geles.

Por supuesto que tenemos muchos nervios. Creemos, como cada vez que puedo viajar, que en migraciones nos van a hacer algún problema con el equipaje, que no nos van a reconocer la tarjeta, que el pasaporte como tiene un raspón deja de tener valor, y ahora se le suma el pánico de que haya sabuesos de AFIP a la caza de perejiles y tengamos que declarar de dónde sacamos los euros. Viajar al exterior, al menos en mi vida, es siempre ultra traumático. Compensa cuando uno está allá, pero hasta que no me dejan salir de migraciones en el aeropuerto de Barajas, transpiro como cerdo y hasta parecería que contengo la respiración todo el tiempo. Nunca tuve ningún problema, pero a la larga eso nunca alcanza para tranquilizarme…

Este viaje quizá tenga más valor para mí que para este blog. Me interesa, sin embargo, ir hasta la largada de la Espartatlón y cubrir el evento. Creo que puede servirme para tomar verdadera dimensión de qué es aquello que estoy buscando. También decidí empezar mi dieta vegana (ya está aclarado con la aerolínea), así que para mí representa muchos cambios. Casi que se va un Martín, y en Octubre vuelve otro (el mismo de antes, pero con menos proteínas animales adentro).

Me voy a pegar ese demorado baño, a despedir de mi perro y a mi gata, y a partir en el largo peregrinaje hasta Ezeiza. Nos leemos del otro lado del atlántico.

Publicado el 14 septiembre, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Chicos: Qué la pasen super bonito! Cuídense y disfruten!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: