Semana 50: Día 343: Tienen que prestar más atención

¡SHAZAM! Como por arte de magia, al blog le desaparecen 9 días.

Porque, como por arte de magia, en el día 251, mientras soñaba con ser el encapotado, me comí 10 días y volví al 241. Y después, cuando tenía que ir del 281 al 282, pasé derecho al día 283, con un cuento robado a Bucay. Y ustedes, que fiscalizan lo que hago, no se dieron cuenta. Se ve que hacen como confesaron muchos de mis amigos, que leen el primer párrafo y el del final (y se pierden todo lo jugoso del centro).

Yo sabía que esto me iba a pasar, porque también lo hice el año pasado. Y entre taaantos días, en un momento me confundo y arrastro el error por semanas, y a veces por meses. Hoy que contaba los días que faltan para terminar el segundo año (el día de la largada de la Espartatlón) me puse a hacer cuentas con la calculadora, y no me daba.. No es sencillo escribir una entrada por día (¿cuántos blogs, escritos por una sola persona, hay así?) y a veces la inspiración se toma su tiempo. No me gusta repetirme, siempre quiero escribir sobre algo distinto, pero no siempre tengo algo nuevo para decir. Sin embargo, los días se van acumulando, y cuando superás los 334, te das cuenta que en realidad te faltaron 9. ¿Cómo los encontré? Revisé uno por uno hasta dar con el punto de quiebre.

Y mientras revisaba los posts y rememoraba las cosas que había escrito (sin saber que esaba enumerando mal las jornadas), pensaba en el tercer año y ese compromiso tácito de actualizar cada día. Cuando esté en la montaña, en diciembre, no voy a poder escribir nada. Tampoco voy a poder adelantar posts para que Vicky suba por mí… ¡sobre todo porque ella va a estar internada en La Misión conmigo!

Aunque mucha gente lee este blog, no siempre me marcan cuando me equivoco. Sí me han cuestionado defender a Gustavo Sala o atacar a la piratería de los cómics con los que trabajo… Pero cuando demuestro mi ineptitud para las matemáticas, todos lo dejan pasar.

Así que… se reajustó el cronómetro. Quedan tres semanas exactas para terminar con esta farsa del blog y empezar con una nueva farsa, la de la Espartatlón (que la debo) siendo vegano (esa es innovación). Me estoy planteando si me vuelvo tan inflexible con esto de actualizar todos los días, pero temo que aflojar haga que pasen semanas sin novedades.

Pero puedo garantizar que en las próximas 4 semanas habrá todavía actualizaciones. Como la de la Media Maratón de la Ciudad de Buenos Aires, y nuestras carreritas por ciudades europeas. Estén atentos (no como de costumbre).

Publicado el 7 septiembre, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Creo que en el programa para móviles de WordPress, hay una opcion para publicar en un día especifico. Respecto a tus equivocaciónes, yo no llevo la cuenta, soy ingeniero; pero no soy obsesivo con los números. Quizas lo más que trato de ver es si algún día no subes algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: