Semana 49: Día 337: 169,05 km en un mes

Una maratón. Exactamente esa es la diferencia que hay entre lo que corrí en julio y lo que fue este mes que pasó. Esos 42 km son un indicador de que fui poco a Barracas, desde donde volvía corriendo y metía unos 15 o 30 km extra por semana. Pero igual estoy tranquilo, hoy hicimos cuatro vueltas al Hipódromo de San Isidro, en un test de esfuerzo máximo, y me sentí muy bien.

Quizá a muchos les parezca habitual esta situación. Ayer había hecho un fondo de 14 km por las bicisendas de la ciudad, y coroné con un trote en los 15 pisos por escalera que hay hasta mi departamento. Hoy a la mañana, cuando fui a entrenar, sentía un poco de cansancio en los cuádriceps. Pero nada como para alarmarse. El tema fue cuando me enteré que teníamos que hacer estas vueltas, que equivalían a 21 km, y todo al máximo posible de velocidad. Arranqué dolorido, duro, incómodo. Por la cabeza me pasaban esos típicos pensamientos de “si hubiese sabido que íbamos a hacer esto, me hubiese preparado…”. Pero ahí estábamos, con este test sorpresa. Y la primera vuelta me costó.

Pero la segunda no. A diferencia de lo que cualquiera podría asumir, en lugar de sentirme más cansado, conforme avanzaba y sumaba vueltas, me sentía mejor. Como si algo se reactivase adentro mío. Así es con muchos, muchos fondos largos que he hecho, en los que en el km 5 me sentía perdido, con dolores y con miedo. Pero siempre opté por seguir avanzando, buscando los límites. Y muy pocas veces los encontré (pero están, solo que bien lejos).

Aunque tenga un kilometraje errático entre mes y mes, creo que el promedio da unos 200 km por mes. No sé qué me espera de este septiembre, que marca el final de Semana 52, segunda temporada. Se viene la media maratón en pocos días, y la carrera (no oficial) que vamos a hacer con Vicky en Atenas. En nuestro viaje por las ciudades europeas (sin efectivo y con el flamante recargo del 15% en nuestras tarjetas de crédito) vamos a intentar darnos el gusto de correr. Ahora tengo un parámetro, en un año voy a haber corrido unos 2400 kilómetros, quizá un poco más. Este cuentakilómetros fue un lindo experimento que seguramente repita en el nuevo año del blog.

Pero me estoy adelantando. Ya veremos cuánto le sumamos a estas cuatro semanas que quedan, con mucho viaje pero muchas ganas de seguir corriendo…

Publicado el 1 septiembre, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: