Semana 47: Día 327: El cabello en mi vida

Hago una introducción a esta entrada con una escena que recuerdo de Seinfeld. Un novio de Elaine era pelado. Tipo Lex Luthor. Afeitado, nada. Y Jerry bromeaba que venía del futuro. Ese apodo, cuando empecé a afeitarme, se me quedó entre mi círculo más íntimo de amigos. Cada vez que venía de pasarme la maquinita, me decían “¿Qué hacés, hombre del futuro?”.
Pero la anécdota no es en sí esa. Porque en el capítulo Elaine convence a su novio de que se deje crecer algo de pelo, porque se lo viene afeitando desde hace muchos años. Y cuando le crece un poquito, se da cuenta de que sufre de calvicie. Oh, la ironía. Él se deprime mucho y George, experto en peladas, lo analiza (“Típica forma de herradura”) y le aventura que le queda un año de cabello. “¿Qué hago mientras tanto?”, pregunta, a lo que George responde “Vive la vida… ¡vívela al máximo!”.
Dejando de lado que esto es más gracioso verlo que sufrirlo contado por mí, ilustra un poco esa paranoia que tenemos los hombres con la pelada. Yo no soy la excepción. En una época creí que sí. Tendría unos 22 años, en el siglo pasado, y decidí dejarme crecer el pelo. Porque al ser hijo y nieto de pelados, probablemente mi carga genética me iba a tirar para ese lado. El tema fue que casi siempre lo tuve muy cortito, así que la transición fue muy dura. ¿Qué hacés mientras el pelo crece? Lo dejás ser, que vaya encontrando sus recovecos. Pero te tenés que enfrentar a meses de unos peinados tristísimos.
Cada semana me tiraba mis crenchas hacia atrás, a ver cuánto faltaba para hacerme una colita. Hasta que los pelos llegaron a un largo donde empecé a atarlo. Y crecieron, y crecieron, y de pronto tenía una súper melena digna del Rey León. En ese momento aprendí la importancia de lavarme el pelo con mucha frecuencia, porque se engrasa todo y pierde todo su encanto.
En esas sesiones en al ducha empecé a notar cómo se tapaba la cañería de la bañadera con los mechones que se caían. Empezaron los comentarios sobre mis entradas, y empecé a contemplar la inevitabilidad de un futuro calvo. El tema es que mi hermano Santiago ya era pelado. Ya había un “pela” en la familia, ¿para qué otro?
Después de hartarme de lo caluroso que es una larga cabellera en verano, y aburrido por andar con un yeso en la pierna, decidí cortármelo (el cabello, no el yeso). Me creí ese mito de que el pelo se fortalece si lo cortás. Mentiras.
Con el correr del tiempo fui cortándolo más corto, hasta que un día, cansado de ponerme productos anti-calvicie, decidí afeitarme. Fue una sensación hermosa, sacarse literalmente un peso de encima.
Mi amigo Rodrigo siempre me marcó la tontería de afeitarme antes de quedarme efectivamente pelado (al parecer, todos los pelones esperaron hasta el último momento, y yo no). Y ahora me pasa como al novio de Elaine, hace tanto que me rapo o me afeito, que no sé cómo avanzó el tema de la calvicie. Y en una foto que me sacó Vicky hace poco, en ese pelito que tengo de medio centímetro de largo, noté una deforestación en la coronilla. “¿Cómo nunca me avisaste que me estoy quedando pelado?”, le pregunté. “Pensé que ya lo sabías”, me respondió.
A los hombres nos obsesiona la calvicie. Creemos que es un indicador de belleza. No nos conforma la excusa de que el cabello se cae por exceso de testosterona ¿Los pelados somos más machos? ¿Alguien se lo cree? El otro día veía ese triste rejunte de súper estrellas de acción que es Los Indestructibles 2. Jason Statham y Bruce Willis (ídolos indiscutidos), demuestran que se puede ser pelado y tener onda. Otros como Schwarzenegger, Stallone o Chuck Norris dan un poco de pena con sus cabellos teñidos y sus peluquines. Espero nunca llegar a eso…

Publicado el 22 agosto, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Otro pelado digno de respeto es Vin Diesel (conocido como Vicente Gasoil en el barrio). Para ser pelado con onda tenés que tener buen lomo!!… como vos, amor!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: