Semana 44: Día 306: 211,81 km en un mes

Bueno, este post tocaba ayer, último día del mes, pero el tema de la ex-chica Baywatch me pudo. Hoy tocaba mi visita a la nutricionista, pero se van corriendo las fechas de este cronograma que conozco yo solo y que a nadie le importa, ¿no?

Pero ya que menciono mi visita a Romina, mi asesora en nutrición deportiva, viene a colación una frase que le dije cuando vimos que aumenté musculatura en mis piernas, respecto a la última medición de hace un mes y medio. Mi explicación fue: “Hice trampa”. ¿Cómo? Bueno, no es que corrí de menos, sino de más. Eso puede ser malo (respondía ella, con razón), pero viendo el kilometraje del mes, no es tan grave. Esos 211,81 km estuvieron por encima de la media de algunos meses, pero en febrero hice más de 290, así que…

Lo que me faltaban eran fondos largos. Algunos domingos salí a correr 45 km, y me hicieron tan bien, que después de la Patagonia Run (que me dejó hecho pelota) no volví a correr más que los casi 80 km de la Ultra Buenos Aires y la maratón de Rosario (como para mencionar distancias largas). Como extrañaba sumar kilómetros, y quiero repetir el intento por llegar a 100 km en menos de 10 horas y media, empecé a aprovechar visitas a una editorial en Barracas (donde trabajo en forma freelance), para volver corriendo a casa. Y así sumar unos 15 km.

Resultó que esa distancia a pie (por bicisendas, esquivando gente y automóviles) me tomaba unos 20 minutos más que hacerlo en subte más colectivo. Si le sumamos las caminatas a las estaciones o las paradas, las esperas hasta que llegue el siguiente servicio, y el viaje en sí, no era mucho menos que correr desde la puerta de la oficina hasta la planta baja del edificio. Y después, ya que estaba, subía corriendo 15 pisos por escalera. Repetí la experiencia corriendo desde el Hipódromo de San Isidro hasta Colegiales, y resultó que eran nada más que 12,5 km (pero se transitan zonas poco amigables, como todo lo que esté por debajo de la autopista).

Si no fuese un problema llegar todo transpirado, iría y volvería corriendo a todas partes, como Forrest Gump (aunque él estaba siempre fresco). Mientras me dedico a las próximas carreras, al viaje a Europa y a La Misión, meto estos fonditos para ir sumando, y poder prepararme para la próxima Ultra Buenos Aires (tentativamente en marzo). Espero que, además de tener tiempo para entrenarme como corresponde, esta vez podamos organizarla en forma abierta y que se sumen otros locos como yo.

Publicado el 1 agosto, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Muy buen post y muuuuuuuuuuuuuuy buena la imagen, jajajaja!! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: