Semana 42: Día 288: Preparándonos para los médanos

La Adventure Race de Pinamar está cada vez más cerca. Hoy aprovechamos el sábado y fuimos temprano al Club de Corredores a inscribirnos. Por primera vez no tuvimos que hacer fila y esperar hasta ser atendidos (porque, en otras oportunidades, llegamos al mediodía y no apenas abrían). Creo que la remera de este año, finalmente, va a valer la pena. Roja, de mangas largas, una tela suave… un gran contraste de ese trapo de tela azul que nos dieron en Tandil 2010.

La gran preocupación son las cuestas, y la dificultad de que sea arena. Vicky sabrá contarnos de dónde surge esta geografía (yo siempre imaginé enormes rocas erosionadas durante miles y miles de años por el viento), pero todos sabemos lo difícil que es correr en este terreno. Las piernas queman como nunca, y sentimos que nos quedamos en el mismo lugar. Lo mejor que podemos hacer es correr en cuestas, fortalecer las piernas, y cuando llegue el día de competir, no aflojar.

Este año pienso estrenar mis polainas, a ver si no me entra arena en las zapatillas. El miércoles me voy a comprar calzado nuevo, y lo voy a ablandar en los entrenamientos para poder estrenarlas en Pinamar. Pienso reincidir con Puma, que de las mejores son las más económicas. Todavía no sé el modelo.

Hoy hizo frío aunque estaba el día soleado. Con Vicky investigamos un poco Belgrano, buscando calles empinadas donde hacer cuestas. Bajamos por José Hernández, y luego de que casi nos atropellen dos veces (y gente grande… es increíble) optamos por la última cuadra antes de llegar a Libertador. Tiene buena inclinación, son 100 metros exactos, y la subimos corriendo 10 veces hasta que paramos para elongar.

No pareció suficiente, así que cruzamos la avenida hasta llegar a las vías. Hay una escalerita que cruza y baja, y metimos 20 escaleras (ida y vuelta). Ahí sí, los cuádriceps empezaron a quemar. Era pasado el mediodía, nos dio hambre y frío, así que decidimos cortar ahí nuestro improvisado entrenamiento y repetirlo mañana domingo. En esta etapa lo más importante es la fuerza de piernas, porque la resistencia ya la tenemos controlada.

Seguiremos fortaleciéndonos en estas semanas, y allá probaremos si las polainas hacen alguna diferencia en la arena. Espero que sí, hace casi un año que las compré y ahí están, guardadas y a la espera de ser estrenadas.

Publicado el 14 julio, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: