Semana 41: Día 283: Mujeres, basta de tacos

Voy a hacer un servicio a la comunidad deportista femenina (y, por qué no, a la trans masculina), y pedir encarecidamente que se desagan de ese adminículo infernal de la moda que son los zapatos con tacos.

Es lógico que los corredores tengamos lesiones de la cintura para abajo: rodillas, tobillos, tibiales, pies hinchados y ampoyas. Cada cosa que pueda doler, nos las ingeniamos para sufrirlas. Pero estando en un grupo y entrenando con chicas, fui notando cómo se lastiman con mayor frecuencia. Y ellas bajan la cabeza, admiten que es cierto, que andan todo el día en la oficina en tacos, pero qué querés si mido un metro sesenta, tengo que ir elegante al trabajo, y así. Los hombres, al menos yo, nos quedamos pensando qué sentido tiene, si la belleza o la elegancia no pasa por hacer equilibrio a 4 cm del piso. Esto no es invento mío, un artículo de 2007 decía que en Estados Unidos, el 90% de las 800.000 intervenciones anuales que se realizaron para corregir las patologías del pie se practicaron en mujeres.

El peso del cuerpo descansa en nuestros pies, y en cada paso se reparte de la siguiente forma: 43% sobre el metatarso y 57% bajo el talón. Usar un taco de 4 cm cambia esa proporción en 10% sobre la parte delantera, 6 cm se va a 75%-25%, y uno de esos monstruosos tacos de 10 cm hace que el metatarso reciba la salvajada de 90% del peso corporal. Esta desproporción hace que el tobillo quede más expuesto, aumentando el riesgo de un esguince en hasta tres veces más.

Considerando que Marcelo Giroldi, médico ortopedista, me dijo que convenía utilizar zapatillas con poca suela porque si no perdía estabilidad, ¿qué nos queda a danzar sobre un tacón? Además, caminar con tacos hace que la porción posterior de la pierna tenga que compensar el peso desplazado hacia adelante y para ello se contrae y acorta automáticamente, provocando contracturas y molestias en los gemelos. La rodilla es otra articulación que se sobrecarga, porque la tensión de los músculos situados en la porción posterior de la pierna incrementa la tensión en un mínimo de 30% sobre la rodilla y automáticamente se produce la flexión de esta articulación, para después necesitar un equilibrio mediante la contracción del cuádriceps y recto anterior de la pierna. Todos estos cambios en la pierna también desajusta la articulación de la cadera, lo cual incrementa la lordosis de la columna lumbar, causando dolores en espalda. A esto sumémosle callosidades y juanetes.

Alteraciones que puede provocar el uso frecuente de tacos altos:

1. En rodillas (artrosis, artritis…).
2. Alteración de la postura (mala alineación de caderas, espalda…).
3. Aumento de la presión en las articulaciones.
4. Acortamientos y dolores en los músculos de la pantorrilla.
5. Afecciones de nervios (neuroma de Morton).
6. Acortamiento y dolor en el tendón de Aquiles.
7. Juanetes.
8. Dedos en martillo.
9. Deformidad de Haglund.
10. Predisposición a lesiones de tobillo (esguinces, fracturas…)
11. Metatarsalgia.

Probablemente pedirle a una mujer que no use tacones sea comparable a pedirle a un hombre que vaya a una reunión de negocios en bermudas. Culturalmente está muy impuesto. Pero los riesgos están a un click de distancia. Se pueden buscar alternativas más moderadas: un taco de 2 cm, aunque no sea del todo vistoso, hace que metatarso y calcáneo soporten la equilibrada proporción de 50% del peso corporal. Aquí encontré algunos consejos para no interrumpir su uso:

1. Elegir pensando en la comodidad. Si se van a elegir unos zapatos de tacón, es preferible optar por unos que sean relativamente cómodos, dentro de lo posible. Buscar que no sean estrechos en el antepié para que no presionen los dedos (favorecería dolores y deformidades con el paso del tiempo). Y si no hay de tu talle, no comprarlos más chicos. Que el tacón no sea excesivamente alto y fino. Si tiene tiras para fijar al tobillo, al menos dará algo de estabilidad a la articulación. Las tiras deben ser cómodas y no provocar roces que puedan dañar dedos u otras zonas de apoyo.

2. En la variedad está el gusto. Lo ideal es no usar en exceso ni zapatos de tacón alto ni muy planos. Buscar diferentes calzados para diferentes ocasiones. No caminar siempre con el mismo zapato ya que esto obligará al cuerpo a estar forzando siempre en la misma posición. Usar tacones altos solo el tiempo necesario, y buscar un calzado más cómodo para el resto del tiempo. Por ejemplo, un consejo que doy que siempre cae en saco roto, ir al trabajo lo más cómoda posible, y cambiarte al llegar o antes de entrar. Lo vi en “El Diablo viste a la moda”.

3. Mantener la actividad para prevenir lesiones. Una vida activa puede reducir alguno de los daños que pueden provoca el uso excesivo de tacones altos. Ejercicios de piernas, ya sea de fortalecimiento como de estiramiento, así como ejercicios de tobillo para aumentar la estabilidad de la articulación. El uso de tacos genera molestias para las corredoras, y ellas deberían poner especial atención al tipo de ejercicio que hace falta para no lastimarse. Por irónico que parezca, ante una lesión la actividad física se deja de lado, los zapatos no.

 4. ¡Sentido común! Si usas tacones muy altos muchas horas durante todos los días, no hay que ser médico o científico para saber que vas a terminar sufriendo las consecuencias (juanetes, calambres, esguinces, etc). También es bastante fácil sufrir lesiones si se corre o se suben escaleras muy rápido con tacos, y habrá molestias si se camina en exceso con ellos o se está mucho rato de pie sin moverse del lugar. Evitar las situaciones que se sabe que provocan dolor ayudará a que puedas disfrutar de los tacones altos en las ocasiones que los merezcan. Si vas de compras toda la tarde, llévate un zapato cómodo. Si trabajas muchas horas de pie y por imagen tienes que usar tacones, optá por unos lo más cómodos y bajos que sea posible. Llevate un calzado cómodo para  volver a casa sin ser martirizada por los tacones.

Publicado el 9 julio, 2012 en Consejos, Reflexiones y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. En “Working girl” (Secretaria Ejecutiva), Melanie Griffith tambien se cambia los zapatos cuando llega a la oficina. (yo tambien lo hice algunas veces).

  2. Darío Biselli

    no sé si lo vieron, pero en el video de la maratón de Rosario, en el segundo 36 aparecen vos y Vicky, ahí va:
    http://www.lacapital.com.ar/canales/extreme/contenidos/2012/06/29/maraton_rosario_powerade.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: