Semana 39: Día 267: Rosario siempre estuvo cerca

image

Estamos en Rosario. No en un hostel como la última vez que vine, sino en un hotel con baño privado, tele y una heladerita  con cosas adentro que me dan pánico tocar. Es que cuando uno viaja con su chica, lo de la onda mochilero no da…
Recorriendo las calles rosarinas me volvieron a la mente esos entrenamientos de hace año y medio, cuando corrí por la costa y me compré un jean nuevo porque había adelgazado tanto que parecía un payaso.
Aquella vez había venido por una convención de comics, en la que no conseguí un Batman de Jim Lee. Hoy llegué por la maratón, y si no fuera por está fantástica carrera, no sé cuándo hubiese vuelto.
Y así llegué a la conclusión de que he conocido muchísimos lugares gracias al running. Al principio solo viajaba a Pinamar o Tandil. Pero con el tiempo conocí Entre Ríos, Misiones y hasta Grecia. Viajé al sur para correr en las montañas, uní el barrio de River con La Boca, fui a Marcos Paz (de día y de noche), al Tigre y a la Reserva Ecológica.
Se me hace que el corredor, independientemente de su nivel, puede viajar mucho. Calculo que para que un equipo de fútbol conozca otra ciudad lo mínimo que necesitan es ser buenos. El running se haga convertido en una hermosa oportunidad para conocer gente nueva y lugares nuevos. Y es otro punto a favor que le acabo de descubrir.

Publicado el 23 junio, 2012 en Carrera, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: