Semana 34: Día 233: Un paso a la vez

He aprendido, a lo largo de este período blogger, que lo mejor es ponerse objetivos pequeños, que te permitan ir avanzando. No pude evitar planificar el viaje a Grecia, con los pasajes, qué vamos a hacer, dónde… Pero mi cabeza todavía no está del todo en la Espartatlón. Llamalo como quieras. Puede ser negación, o demorar lo inevitable. Yo de momento entreno, y participo en carreras, que es algo que me encanta. Y en el proceso, voy mejorando de a poco. Pero aunque alguna vez fantaseé cómo va a ser el tema de correr más de un día, o la largada en la Acrópolis, sinceramente lo veo como algo muy lejano, que ya va a llegar.

Ahora lo que me preocupa, por ejemplo, es la pre-clasificatoria que estamos organizando. Y aunque la Ultra Buenos Aires, de 100 km, está en marcha y nada la va a detener, también lo vivo día a día. Por ejemplo, ahora estoy en la semana previa, procurando ingerir más agua e hidratos, y empezar a bajar los niveles de fibras. Me puse a diseñar el logo de la carrera, hablar con amigos para ver si vienen, instruirlos acerca de dónde queda Marcos Paz, y hoy aproveché un importante descuento en un outlet y me compré la remera con la que voy a correr. Si bien tiene mucho que ver de planificación, estoy viviendo el presente. Lo otro ya va a llegar.

De algún modo todo esto me funciona. No quiere decir que me saltee pasos y que actúe impulsivamente. No quieta que a veces falle y me tenga que desayunar cosas como que nunca estuve inscripto en la Espartatlón (y que los griegos nunca van a reconocer su responsabilidad en eso). Pero cada problema tiene una solución (casi siempre), así que aunque casi me da un ataque cardíaco, le encontré la vuelta con la Ultra Buenos Aires.

Un poco es así cómo corro las carreras. El objetivo principal (llegar a la meta) siempre está presente. Pero de fondo. Primero viene llegar hasta el puesto de hidratación inicial. Luego el otro. Y así, con la cabeza en el presente, consciente de cada etapa. No siempre funciona, pero nueve de cada diez sí.

El siguiente paso, después de correr la Ultra Buenos Aires, será asegurarme de que la organización de la Espartatlón sepa de mis tiempos y me asegure una plaza. Después vendrá seguir entrenando y sumando kilómetros. Antes de empezar a ponerme nervioso por el viaje a Europa falta la Maratón de Rosario, ir a correr a Pinamar (aunque Yaboty me está tentando mucho…). O sea, no sufrir por los objetivos “monstruosos” que están al final del camino, sino seguir divirtiéndome con el recorrido…

Publicado el 20 mayo, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: