Semana 32: Día 217: Pánico al deporte

Cuando no hay noticias (o se quiere tapar otras), los temas más absurdos pasan a ocupar tiempo de pantalla, o líneas en un diaro. Si se juntan dos o tres coincidencias, se inventa que hay una tendencia, se lo exagera un poco para inducir al pánico, y listo, la gente compra el miedo.

Recientemente hubo fatalidades en el deporte. Un nadador que falleció mientras se duchaba, un adolescente que murió tras terminar una competencia en bicicleta, y ya con eso alcanza para instalar en la opinión pública que los que hacemos actividad física constantemente nos estamos jugando la vida. Generalmente los que hacen poco ejercicio son los que más se convencen de esta idea. Ya me han dicho, en más de una ocasión, que me iba a crecer el corazón y me iba a morir. Es cierto que el cuerpo no está preparado para exigirlo al límite. Pero es así cómo obtenemos resistencia. No hay nada de malo en hacerlo con inteligencia, porque solo rompiendo tejidos se genera músculo.

El tema es que aparece este pánico, tan alimentado por el periodismo, y comienzan a enumerarse casos de futbolistas que mueren por aneurismas, o surfistas a quienes los golpea su tabla y mueren ahogados. ¿Qué relación pueden tener estos dos casos, o qué sentido tiene recordar el caso de los inconscientes que se colgaron de una grúa para hacar bunjee jumping y murieron al chocarse en el aire? Ninguna, más que meter miedo y vender más.

Si todos nos hiciésemos chequeos del corazón en la primaria y la secundaria, podríamos anticipar problemas congénitos y asintomáticos. Lamentablemente esto no pasa. Pero me he hecho tantos análisis y tengo tantos aptos médicos que sé que no tengo ninguna condición que haga de entrenar un riesgo para mi salud. Ahora, si sufro un aneurisma, ¿existe alguno de esos análisis que lo hubiese podido detectar? Si sufro una embolia mientras viajo en subte, ¿tenemos que empezar a decir que viajar en la línea D es perjudicial para nuestra vida? (bueno, por cómo se viaja, probablemente lo sea)

Me da bronca cuando pasan estas cosas, pero a la vez más bronca me da que todo se olvida mañana, cuando nacen dos nuevos pandas en el zoológico, o cuando la estrella del momento se separa, y vemos su foto borrosa y tomada de lejos, mientras camina con anteojos oscuros por la calle. Quizá vuelva un tipo de gripe en el invierno y ese sea el nuevo pánico de cada día que nos den los medios, o por ahí aparezca una nueva clase de abejas africanas para que nos dé terror salir de casa. Hay fatalidades en cualquier ámbito de nuestras vidas. Imponer la idea de que hacer deporte es un riesgo me parece una idea bastante desafortunada…

Publicado el 4 mayo, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Faltó un detalle obvio pero aún así digno de mencionar: muchísima más gente muere por no hacer deporte que por hacerlo.

  2. Es la idea de este mundo globalizado que solo cria vagos e incentiva al ocio.

    Una fatalidad es solo eso, una fatalidad, un caso aislado.

    No te olvides de Ignacio Studer quien falleció el domingo pasado intentando salvar a una chica en la ultratrail Yerba Buena- Tafí del Valle. Es algo que cualquiera de los caballeros que corren conmigo sé que harían por una dama, un ejemplo de atleta. Que en paz descanse.

    No dejan de ser fatalidades. Todos sabemos a que nos exponemos cuando decidimos correr una carrera y las distancias que vamos a hacer, por eso a mi no me genera pánico.

  3. Hay algunas enfermedades asociadas a ciertas actividades, eso no puede negarse. Juampa tiene una hipertrofia del septum basal, asociada al levantamiento de pesas, por lo que debió suspender esta actividad, para ahora bajar la intensidad y optar por ejercicios aeróbicos.
    Igualmente, es muy bajo el riesgo de morir jugando al fútbol o haciendo deportes -como bien mencionó Mauro- en relación al riesgo que conlleva el sedentarismo.
    Hace poco me sometí a una cirugía de by-pass gástrico, sabiendo que dicho procedimiento tiene riesgo de vida, porque entendí que el riesgo de vivir con un sobrepeso como el que yo tenía, era varias veces mayor que el de la cirugía en sí.
    Creo que a la hora de sopesar el costo/beneficio de hacer una actividad física, está más que claro que lo más saludable es hacerla. Luego entrará en juego el sentido común para evitar un desgaste excesivo y los lógicos controles físicos.

    • Lo riesgoso es que transformen estas cosas en “noticias”. O sea, no es noticia que un perro muerda a un hombre, pero sí cuando un hombre muerde a un perro. Entonces, que “hacer deporte tenga riesgo para la salud”, parece ser algo muy jugoso para los medios…
      Felicitaciones por la operación, prima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: