Semana 31: Día 216: El Paraíso, según BC

Hoy empiezo con una queja. La publicidad bombardea tanto con sus mentiras y mensajes distorsionados, que no es extraño que tengamos los valores tan errados. ¿Cómo no detener las picadas, si los avisos de autos hablan de velocidad, y en aquella publicidad de Renault Clio (Hacé feliz al gordo) se ve que el velocímetro supera los 140 km por hora, bastante por encima de los límites? ¿Cómo imponer valores de tolerancia e integración, cuando esa estúpida serie de propagandas de Trident tiene a dos monigotes animados discriminando a un tercero, al que lo señalan y le hacen burla?

El problema con estos mensajes es que aparecen constantemente en los cortes comerciales, y en la repetición terminan imponiéndose.

No soy una persona religiosa, soy creyente pero hasta ahí. Por ejemplo creo en Dios y en que existe un alma, pero considero que muchas cosas de la Biblia tienen raíces en el folclore del hombre primitivo. Me refiero puntualmente al origen de la raza humana, con Adán y Eva, y la Tierra que fue creada hace miles de años (en lugar de millones, como atestiguará la geóloga Vicky). O sea, la cuestión blasfema de que las cosas hubiesen sido diferentes si en el Paraíso hubiesen tenido jugo en polvo BC la dejo pasar. Creo que es erróneo el mensaje que intentaron transmitir en la Biblia, de que el castigo por el exilio fuese ganarse el pan con el sudor de la frente, porque no hay nada de malo en conseguir las cosas con esfuerzo. Y entiendo que el Génesis se escribió en una época de mucha misoginia, donde la mujer fue la que compró el cuento del Diablo, y terminó tentando al varón. Dudo que esto haya pasado, y me cierra que lo haya escrito un hombre, basado en las costumbres de la época.

Más allá de eso, me parece lamentable el mensaje que transmite BC, donde en el Paraíso todos hubiésemos obtenido bienes materiales (como un auto nuevo), donde la belleza física pareciera ser igual a felicidad (el pelo largo del Puma Goity, el flaquito que consigue un cuerpo de físico-culturista con solo conectarse a una máquina, el verdulero que sale con Nicole Neuman). ¿Ese es el ideal de dicha, de paz y serenidad? ¿Saltar adentro de un lavarropas para salir con las prendas impecables, toda arreglada y peinada? Todo esto con la pedagiza música de los Guns & Roses (que seguro jamás imaginaron que Paradise City iba a tener estas connotaciones).

Creo que las publicidades buscan imponerse en la memoria de la gente, sin importar las consecuencias. Vale más que te recuerden a transmitir valores. Desde el chiste (que a la tercera o cuarta vez ya harta) hasta las situaciones de egoísmo, soberbia, vanidad y lujuria, todo para vendernos cosas que no necesitamos. Y siguiendo con una lógica bíblica, llama la atención esa contradicción de recurrir a pecados capitales para crear un paraíso idealizado.

Lo más triste es que las campañas de concientización, donde se hable de la amistad, la autosuperación, brillan por su aunsencia. Seguro podremos pensar en un par (con Nike y Adidas a la cabeza, empresas dedicadas a vender valores que no defienden con sus fábricas de trabajo esclavo en Asia). Pero en nuestras pantallas solemos ver estas publicidades entremezcladas con las otras. Y pierden por goleada, con su escaso presupuesto, y su pobre creatividad.

Si esas empresas de creativos publicitarios intentaran encarar sus mensajes hacia otro lado… creo que las cosas cambiarían un poco. Alguno podrá pensar que ellos le dan a la gente lo que quiere ver y escuchar, pero eso es tirar la pelota para el otro lado. Después de todo, su intención es vender un producto (o idea), así que están formando opinión… y una muy mala.

Publicado el 3 mayo, 2012 en Reflexiones y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 10 comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo, me acuerdo una publicidad de una mina que “testeaba” a sus amigas para ver con cuál viajar a Brasil, obviamente ganaba la mas “jodona”. Lamentablemente lo que hacen los publicistas es el reflejo de la sociedad potenciado un poquito.

  2. UPS, Martín, visionario!!!. ¿Que me decìs de la publicidad del atleta en MALVINAS?

  3. Juan Martín

    no quiero defender a bc ni a sus publicistas, pero tengo entendido que en una publicidad no se “baja una línea”, sino que se apunta a llegar a un público que potencialmente compraría el producto. De este modo bc apunta a quienes se toman con humor cambiar de golpe y de ser pelado a melenudo, flaquito a musculoso y verdulero a galán. A algunas personas puede chorcarnos el mensaje, entonces éste no está dirigido a nosotros. A otras les parecerá simpático y comiencen a comprar los productos bc.
    en modo análogo pasa lo mismo con el spot de malvinas hecho por la filial local de una agencia inglesa. como en muchas publicidades que vendrán y otras que vinieron en épocas de mundial de fútbol, se busca transmitir un mensaje provocando una identificación patriotera en el receptor. No es el primer gobierno que busca obtener un rédito político de un evento deportivo, ya en 1934 el gobierno fascista de mussolini aprovechó el mundial y en 1936 el gobierno nazi de hitler hizo lo mismo con los juegos de ese año.En estos casos buscan que el receptor se vea identificado como parte de una comunidad. Vean la diferencia con el otro comercial de las madres que llevan a entrenar a sus hijos y luego ellos triunfan en la competencia, en este caso la identificación que se busca está en el vínculo emocional.
    En todos los casos tenemos emisores que buscan llegar a receptores para influirlos en sus comportamientos futuros.

    • Cuando se usa el humor en este tipo de situaciones, se legitiman. Obvio, no a todos nos causa el mismo efecto, algunos encontramos estas situaciones como lo que son: horribles. Pero no son inocentes, las publicidades buscan que consumamos, y lo hacen apelando a nuestras bajezas: la codicia, el egoísmo, la vanidad.

  4. Martín, soy publicista y creo fervientemente que los últimos años las publicidades han cambiado su forma de transmitir los mensajes. Antes se vendían “productos” , hoy se venden “estilos de vida”.
    No podrás discutir que el ser humano es imperfecto y como tal, nace, se hace y se deshace a sí mismo. Nadie compra lo que realmente no quiere. Uno decide libremente. Y cuando digo “libremente” me refiero a que si fusite convencido a hacer algo es porque estaba muy dentro tuyo (en psicología “pulsión”).
    En la publiciad no existe la “hipnosis” ni la “obediencia debida”. Lógicamente, hay gente más influible que otra, pero … ¿quién está libre de pecado cuando de influir se trata? Acaso cuando uno comunica algo, no lo hace para influir? Cuando pensaste en publicar tu nota ¿No lo hiciste dejando bien en claro lo que “para vos” está mal y así forman opinión?
    ¿Quién dice lo que está bien y lo que está mal en una comunicación dentro de una cultura tan diversa y con tantos valores y formas distintas de ver las cosas? ¿Acaso alguien flaco que se hace musculoso comprará un jugo BC?… ¿Un pelado que consigue tener pelo irá corriendo a comprar un jugo BC? No lo creo, lo que sí creo es que este tipo de publicidades alegran a la gente, no a toda. ¿Y porqué a alguna parte de la sociedad no le gusta este tipo de publicidades? Porqué, gracias a Dios, Alá, Buda o al Universo, o a quien quieras creer somos todos distintos. ¿Y esto esta mal? En absoluto.
    Lo bienvenido en el siglo XXI es la diversidad, la multiplicidad de ideas, visiones, comentarios, etc. Es por eso que entiendo tu punto de vista. Pero no lo comparto ya que me parece que pensamientos retrogrados, ortodoxos y pacatos no aceptan los cambios en las sociedades modernas (por definición).
    No hablo de lo que está MAL o lo que está BIEN, no hablo de lo NORMAL o lo ANORMAL. Hablo de que los valores de nuestra cultura siguen siendo los mismos, lo que ha cambiado es su posición, sus prioridades en la pirámide de necesidades (Maslow).
    No podemos tapar el sol con la mano, lamentablemente y/o afortunadamente para muchos y para pocos la Argentina está inmersa en el capitalismo moderno desde hace varias décadas y seguirá estándolo por varias décadas más.
    Las publicidades alegran, entristecen, dan bronca, son queridas, odiadas… siguen los mismos cánones que cualquier otro discurso social. Por lo tanto, mis queridos amigos, a disfrutar de lo que uno tenga ganas de ver, escuchar y hablar.
    Nadie obliga a nadie cuando de “elección de deseo” se trata en una democracia. Uno desea lo que quiere y lo convierte en hecho cuando no lo puede evitar.
    Tener hambre es una necesidad, comer en Mc Donald’s es el deseo. Vestirse es una necesidad. Que tus jeans sean LEVIS un deseo. Dormir es una necesidad, que tu colchon sea el último modelo de Simmons es un deseo. Y vos Martin, en dónde comes? con qué te vestis? En donde dormis? (Ojalá no se tome como una agresión, son simles preguntas para reflexionar).
    Todos comunicamos, y todos podemos ejegir qué queremos escuchar o ver. Saludos a todos los que hacen posibles las telecomunicaciones y sobre todos a mis colegas publicistas.

    <>

    • Lucas, agradezco tu sesudo análisis. Sin embargo, no me parece que se le pueda quitar responsabilidad a un comunicador por cómo elige transmitir un mensaje. En el mundo publicitario se suele recurrir a los deseos más bajos para vender. El egoísmo, la gula, la explotación sexual. El mensaje de Axe de que las mujeres son un objeto, una criatura descerebrada que se te tira encima por taparte el olor a chivo con su fragancia, me parece espantoso. Lejos de ser gracioso, colabora con una imagen negativa de la mujer. No lo inventaron, está instalado en la sociedad. Pero recurren a él, porque un publicista o gerente de marketing creyó que venden más apelando a que lo que importa es que la gente te quiera. Que lo importante sea lo de adentro no vende desodorantes, ni jugos ni nada.
      No soy publicista, solo estudié diseño y vi algo de comunicación. Pero esos seis cuatrimestres que tuvimos (además de la materia Ética y deontología profesional) hacían mucho hincapié en que hay una responsabilidad del mensaje que se transmite. Y para mí que se legitime que el Paraíso es tener músculos, no ser pelado o levantarte una súper modelo no me parece gracioso, sino más bien triste. No lo inventaron ellos, pero dicen que eso está bien.
      Soy de los que no compran Axe, ni Nike (y ahora mucho menos jugo BC), pero no estoy en contra del capitalismo, ni creo ser retrógrado. Estoy en contra de la superficialidad de la sociedad, y de los que lo usan para promocionarse. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: