Semana 27: Día 185: Motivos válidos para no entrenar

Yo puedo hablar de vagancia, de buscar excusas para quedarse en casa y la mar en coche. Me siento con autoridad porque lo he hecho infinidad de veces. Antes de empezar con Semana 52 encontraba con mucha facilidad motivos para no entrenar. No siento que me haya convertido en un corredor de elite (nada más alejado que eso), pero el día que hice el “click”, empecé a ver las cosas con otra perspectiva. Un capítulo nuevo de Lost era motivo suficiente para encerrarme y no tener contacto con el mundo exterior. Como también lo eran los meses fríos del otoño y casi todo el invierno.

Hay ciertos motivos que para mí son válidos para no entrenar. Son esos hechos “fortuitos”, inmanejables. Por ejemplo, si Vicky se enferma, me quedo cuidándola. Creo que no hay nada más importante que cuidar a quienes te cuidan. También hay situaciones que uno no puede manejar, como una suspensión del entrenamiento con el grupo, porque está diluviando. Queda en uno si recupera al día siguiente, o en el gimnasio. A veces esto es impracticable, porque sabemos que el entreno que no se realiza, se perdió. Pero en ciertas oportunidades he sido un poco más flexible, y si me tomé un jueves y al día siguiente me tocaba descanso, siento que puedo recuperar el viernes.

Hoy, por ejemplo, es feriado. En Argentina se conmemoran 30 años de la guerra de Malvinas, el que quizá sea el conflicto armado más absurdo de nuestra historia. Como todo día no laboral, que encima forma un fin de semana largo, la ciudad está prácticamente vacía. Pasear al perro sin autos por la calle fue un verdadero placer. Y esto hace que los feriados sean ideales para entrenar, porque hay menos gente en plazas y veredas, y al disminuir considerablemente el tráfico, se hace todo más fácil (y menos peligroso). Por eso los feriados los pongo dentro de “motivos NO válidos” (a menos que uno esté disfrutando de un viaje relámpago en Punta del Este… pero nada más lindo que correr en la playa, ¿no?).

Otra causa por la que me parece más importante quedarse en casa es cuando uno está enfermo, o lesionado. Hay que saber escuchar al cuerpo cuando dice “basta”. Descansar es parte del entrenamiento, y ante un accidente o un sobre-entrenamiento, conviene parar para poder seguir.

En el apartado fantasioso, otros motivos válidos para no entrenar es en caso de que un meteorito se aproxime en ruta de colisión a la Tierra (como en diciembre de 2012), una invasión alienígena o un ataque de supervillanos. Ahí creo que conviene reunirse con los seres queridos y dejar el entrenamiento para otra ocasión.

Publicado el 2 abril, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: