Semana 25: Día 174: Una maratón en las Islas Malvinas

Como cada año, se realizó la Maratón de Stanley, considerada la más austral del mundo, y una de las competencias más duras que existen. Para los argentinos tiene una connotación particular, porque se realiza en nuestras Islas Malvinas (terreno en disputa que no necesita de introducciones ni explicaciones).

Organizada por el banco Standard Chartered, tiene la particularidad de que es a beneficio de la fundación “Seeing is believing” (Ver para creer), cuya meta es devolverle la visión a 20 millones de personas en 20 ciudades para 2014. La sexta edición se corrió el pasado 18 de marzo (mientras estaba con mi grupo haciendo nuestra carrera en las sierras de Tandil), y de los 11 argentinos inscriptos (de un total de 60 participantes), 8 hicieron podio.

No me gusta ser resultadista, pero sí me fascina la cuestión estadística, y es impresionante ese número. Los resultados fueron:

Caballeros:
1. Robert Harden -Inglaterra- (2h 52m 39s)
2. Eric Kinyanoui -Kenia- (2h 54m 51s)
3. Pablo Ureta -Argentina- (2h 56m 16s)

Damas:
1. Claudia Camargo -Argentina- (3h 12m 13s)
2. Carolina Rossi  -Argentina- (4h 11m 02s)
3. Marina Moro -Argentina- (4h 11m 44s)

Y en la categoría de postas (3 de 10 km y la última de 12,195) fue para el equipo “Dimos Todo” (2h 55m 34s), compuesto por Fernando Marino, Luis Escudero, Pedro Cáceres y Marcelo Vallejo, todos ellos ex-combatientes de la Guerra de Malvinas, en 1982. Aún en medio de una eterna polémica entre el gobierno británico, argentino y los kelpers, todo el evento se dio en paz, sin incidentes ni agresiones.

Esta maratón está fiscalizada por la Federación Internacional de Atletismo y la Asociación Internacional de Maratones y Carreras de Distancia. Tiene un componente climático que la hace muy dura (es considerada, oficialmente, como la de los cambios térmicos más adversos del mundo). La organización se compromete a no cancelarla por mal tiempo, pero sí a demorar la salida si eso ayuda a los atletas. Se realiza en marzo con la esperanza de que cedan los vientos y de que no haga tanto frío. Pero los corredores tienen que vencer las bajas temperaturas y apretar los dientes, a veces con la sensación de que están corriendo contra una pared.

Publicado el 22 marzo, 2012 en Carrera, Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. ¡Que grande la diferencia que hay en el podio femenino! Debe haber sido durísima esa carrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: