Semana 25: Día 168: Tutucas en Tandil

Llegamos a la ciudad de Tandil. Este post será breve, porque hay poca señal y no mucho para contar. Quizá que aprovechamos para descansar y comer. Y comer y comer.
Cuando empecé una dieta más estricta se me hizo fácil no tentarme porque solo compraba lo que consumía. En estas salidas con otros seres humanos hay mucha golosina y dulce y snacks y poco autocontrol.
Quizá por suerte solo me envicio con las tutucas. No tienen grasa pero son dulces y creo que literalmente comería hasta reventar. Bajo un increíble cielo estrellado volví a prometer nunca más excederme con ellas. Por ahora vengo perdiendo. Me consuela saber que una vez en casa, las tutucas abandonarán mí dieta una vez más… Por lo menos hasta la próxima carrera…

Publicado el 16 marzo, 2012 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: