Semana 23: Día 154: El autoboicot

La profecía autocumplida: “No voy a poder”. La negación tiene muchas variantes, a veces no hace falta que estén la “N” y la “O”, pero uno se convence con muchísima más eficiencia de cuestiones negativas que por el pesado y tedioso optimismo.

Cuando uno se convence de algo, difícilmente cambie de opinión. El tema es que nos convencemos de que somos incapaces, antes de pensar que podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos. Y podemos llegar a ser tan tercos que hasta transformamos lo positivo en negativo. Albert Espinosa, en su libro “El Mundo Amarillo”, habla sobre el hecho de que tuvo que ser amputado por un cáncer. Pero él elige decir que “tengo un muñón” en lugar de “perdí una pierna”. Es el optimismo llevado al extremo, lo reconozco, pero también es una postura ante la vida.

He visto muchas veces a personas quejarse de cuestiones personales, y cerrarse ante cualquier intento de consuelo, consejo, o palabras de aliento. Y es muy triste esa impotencia, se vuelve casi contagiosa. A veces nos creamos nuestras propias trampas que no nos dejan adelante. ¿Quién no estuvo ante un/a amigo/a que dijo “no paro de engordar”? La trampa está en que uno podría decirle “Tengo una dieta fantástica que le funcionó a mi tía”, o “Puedo compartir mi rutina de ejercicios con vos”, lo cual solo hundirá a esta persona en una depresión más profunda, porque le hemos confirmado lo que piensa de sí mismo. Nos convencemos tanto de una idea negativa, que todo lo que recibimos de nuestro entorno lo usamos para convencernos.

Hacer el click es muy difícil. Más que correr una maratón en chancletas. Pero no es imposible. El primer paso es entender que el obstáculo más grande para alcanzar nuestros deseos, somos nosotros. Reconocer esto es un alivio, porque podemos cometer el error de creer que: a) tenemos mala suerte, b) el mundo nos odia, o c) nos odiamos a nosotros mismos y nos queremos destruir inconscientemente (la opción más peligrosa de todas). El segundo paso sería aceptar nuestra propia humanidad. Podemos equivocarnos, ir por la senda incorrecta, y (acá viene lo bueno), ¡podemos intentar algo diferente!

Viví muchos años angustiado. Creo que no conocía otra sensación. Para mis adentros tenía un mundo de aspiraciones a las que nunca buscaba alcanzar. Me consideraba un verdadero inepto para los deportes, y detestaba mi físico. Me veía fofo, carecía de fuerza… y la angustia se transformaba en hambre. Y comía, comía y comía, y me daba mucha culpa, entonces comía un poco más. Pero poco hacía por cambiar lo que no me gustaba. De hecho, me las ingeniaba para quedarme ahí, en el molde. Nada de resaltar, nada de alterar el status quo.

Y un día hice ese click. No fue de un día para el otro. Tampoco podría decir exactamente cuándo fue. Pero tuvo que ver con dejar de repetir las mismas fórmulas, e intentar cosas nuevas. Con el tiempo descubrí la perseverancia, y me acordé de la cantidad de veces que abandoné por no ver resultados inmediatos. Cuando queremos dar un vuelco en nuestra vida, no estamos dispuestos a esperar, ni siquiera una semana. Pero es parte del autoboicot. Somos tan humanos, que nos cuesta reconocerlo.

Sonará paradógico, pero para cambiar, primero nos tenemos que aceptar como somos. Con nuestras falencias, nuestras inseguridades, y nuestras virtudes. Una vez que identifiquemos aquello que nos enorgullece y eso otro que nos estorba, podemos intentar mejorar. Pero no una vez, sino las veces que haga falta. Es cuestión de seguir intentando, y no caer en nuestra propia trampa de que hay que intentar una vez y ya. La vida es vivir aprendiendo y esforzándonos.

Publicado el 2 marzo, 2012 en Consejos, Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Muy bueno Martán!

  2. Juan Martín

    Muy bueno. Debe ser porque anda Roger W por estos pagos que me acordé de the wall. Alimentando nuestros miedos también nos autoboicoteamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: