Semana 19: Día 129: La mejor forma de recuperarse

Soy humano. No soy esa máquina que creía ser, esa especie de Rocky Balboa que entrena en la nieve levantando reses. No, a más corro, más cansado me siento, y empiezan a aparecer los dolores. Intento no flaquear, porque la primera reacción que uno tiene ante el sufrimiento, es evitárselo. Es natural. Es humano.

Cuando empecé a tomarme el entrenamiento en serio, en septiembre de 2010, en seguida me dolieron los tibiales, y fue algo que me tomó unos dos meses para superar. Por aquel entonces andaba en los 25 o 30 km semanales. Con toda la furia podía llegar a 45, pero era lo máximo. En las últimas dos semanas acumulé 150 km, y lo siento especialmente en las rodillas. El resto de la pierna se queja un poco, pero pasa casi desapercibido.

Con los años aprendí que la mejor forma de recuperarse después de un esfuerzo muy grande es seguir activo. Es una fórmula casi instantánea. Cuando terminé la maratón en Grecia, frené en seco. Grave error, las piernas no me respondían, como si fuesen de otro. En mis primeras carreras, después de darlo todo y quedar agotado, me tomaba una semanita de descanso. A veces dos. Volver a entrenar después era muy difícil, notaba que había perdido toda la elasticidad, y me pasaba ese período de “recuperación” con tirones y dolores constantes.

Entonces hice lo contrario a lo que venía haciendo, y volví a entrenar pegado a las carreras. Ayer, domingo, hice un fondo de 30 km que evidentemente me agotaron, porque estuve el resto del día dolorido y con la típica dificultad para caminar. Pero me mantuve activo, nada de estar quieto y tirado en la cama. Hoy hice un entrenamiento suave (dos progresiones de 5 km) y cuando empecé fue muy lastimoso, con un dolor en las dos rodillas bastante molesto. Pero me dejé llevar, y todo se fue acomodando. Al final pude terminar en un pique. Sigo sintiendo algo de dolor, y  me espera un duro período de acostumbramiento a este entrenamiento intensivo (un lector teorió que podía tener tendinitis iliotibial), pero la mejor forma de seguir aguantando y recuperarme más rápido, es seguir corriendo. Retroceder nunca, rendirse jamás.

Publicado el 6 febrero, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. nicolas morales

    vamos martín, como diría el tano pasman… “con huevo!!!”

    complicaciones van a haber siempre…. pero ya sabemos dónde está la diferencia entre aquel q va corriendo y los que aplauden al costado del camino…

    fuerza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: