Semana 17: Día 115: Empezando a entrenar

Llegó el día en que doy otro salto cuantitativo en el entrenamiento. Si quiero progresar y llegar a correr 246 km de un tirón, tengo que hacer volumen. Así que, allí vamos.

Germán, mi entrenador en Puma Runners y asesor en Semana 52, me preparó una extensa rutina. Primero me preguntó “¿Qué días de la semana te vas a poder dedicar a esto?”. Siendo que soy un trabajador autónomo, le pedí que hagamos al revés. Que me prepare la rutina ideal, y yo me iba a acomodar. Excepto el entreno de running que ya venía haciendo, tengo todo el tiempo del mundo. Obviamente, cuando no esté corriendo o yendo al gym, tengo que estar trabajando.

Estos 9 meses van a ser de sacrificio. O sea, todo lo que vino antes era una pavada, ahora es ese momento que la gente llama “cuando los pingos se ven en la pista”. Esta nueva rutina baja bastante el trabajo del gimnasio, aunque aumenta en volumen, como ya venía haciendo. Y claro, empezaba en lunes, cuando tenía entrenamiento con los Puma Runners por la noche, y OBVIAMENTE me surgió una complicación y no pude asistir… Ahora no es como antes, que si me salteaba una sesión de running la recuperaba al día siguiente. Toda la semana está super organizada, en un hermoso excel donde tengo que marcar lo que fui haciendo, así que no tengo nada de margen.

Como me perdí el entreno y ya el martes tenía otra cosa distinta para hacer, me hice una carrerita al gimnasio y me fui a la cinta a hacer pasadas de 2 km en progresión. Ni idea si eso compensa lo que hicieron los chicos en los Puma Runners, pero es infinitamente mejor que haberme quedado en casa, mirando el excel y rascándome la cabeza, a ver cómo reorganizaba todo eso.

Parte de esta nueva etapa consiste en marcar mis pulsaciones en reposo, al haber terminado el ejercicio y a los tres minutos de finalizado. Me gusta porque más allá de mi curiosidad inicial, no le estaba encontrando un uso al monitor cardíaco que viene con el reloj con GPS. Por lo menos ya sé que si hago progresiones mi ritmo se dispara, y que después me recupero muy rápidamente.

Así que espero que esto le dé un panorama a todos los que me conocen, y que sepan por qué voy a empezar a ir a menos fiestas, por qué me voy a quedar dormido en la mesa con mayor frecuencia, y a qué se debe que vuelva a parecer un flacucho escuálido. Son 9 meses de trabajo duro, ¿cuánto representa eso en toda mi vida? Muy poco…

Publicado el 23 enero, 2012 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Olvidate de los panqueques y las trasnochadas!!
    Yo me tomo unos días y arranco a full con el entreno para la Ultra Trail de San Martín de Los Andes, lo tengo todo planificado en mi cabeza, además tengo que recuperarme de algunos achaques que me quedaron de Yaboty.
    Así que… yo en esta te acompaño!! Si hay que hacer fondo vamos con Oso Rulo en bicicleta o te esperamos en la otra esquina!!

    Avanti nene!!

    ViQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: