Semana 17: Día 113: La comida de un deportista

Todos sabemos que para poder hacer deporte, hay que alimentarse inteligentemente. Esto no solo significa que hay que comer sano, sino que debemos incorporar los nutrientes necesarios para nuestra actividad.

Hacer dieta no necesariamente es bajar de peso. Es tomar conciencia de lo que el cuerpo necesita. Muchos cometen el error de bajar la cantidad de comida o directamente no comer para adelgazar. Es un error que nuestro organismo se encargará de corregir, haciendo que la balanza se dispare en cuanto volvamos a ingerir un mínimo de grasa.

Para mantener un balance hay que combinar hidratos con vegetales y proteínas. Esto nos aportará energía, vitaminas y ayudará a la reparación de tejidos y el crecimiento muscular. Una vez leí por ahí que lo ideal era que los alimentos no tengan más de un 7% de grasa. Cualquier cosa que compremos en el supermercado tiene una tabla nutricional, donde figura la porción y el nivel de lípidos o grasas totales. El porcentaje se calcula sobre una porción de 100 gramos. Si dice que tiene  7 gramos de grasa cada 25, es como que diga que tiene 28%.

No siempre es fácil combinar todos los elementos de una comida completa, pero tampoco es tan complicado. Una opción para mí es la pizza. Sí, una buena pizza. La masa es hidrato puro, y podemos usar queso light para tener un control de las grasas (aunque difícilmente podamos conseguir uno que esté por debajo del 13%). A eso le agregamos unos buenos vegetales por encima y, con mesura, es un plato ideal para un deportista.

El pan, que ha tenido siempre mucha mala fama, también es una buena alternativa para incorporar hidratos, ya que tiene entre 0 y 5% de grasa. En mi dieta es habitual hacerme un sándwich de milanesa de soja con alguna ensalada. Por supuesto que me es imposible sugerir la ingesta animal porque soy vegeratiano, pero una alternativa para la ingesta de proteínas, además del queso y el huevo, son ciertas legumbres. Quien quiera y no sienta culpa al hacerlo, podrá optar por la carne.

Variantes hay muchas, y quien tenga dudas siempre puede consultar con un nutricionista, pero lo que es imprescindible para cualquier deportista es comer. Es un verso que hay que dejar de hacerlo para bajar de peso. No solo necesitamos combustible para hacer una actividad física, sino también para el funcionamiento constante de los órganos y de nuestras capacidades cognitivas.

No deja de sorprenderme cuando hablo con algún colega atleta y me cuenta que no desayunó, o que se vino a correr habiendo almorzado hace 6 horas. “Pero me tomé unos matecitos a la tarde”, suele ser una defensa muy escuchada. Comer es tan importante como entrenar. Nuestra evolución deportiva y nuestra salud dependen de eso.

Publicado el 21 enero, 2012 en Alimentación, Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Martín, ¿cuantas porciones de pizza como la que describís te parecen adecuadas? Sé que depende del peso y contextura de la persona, pero para tener una referencia, digo…

  2. Muy bueno, excelente receta para la pizza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: