Semana 10: Día 63: ¡Zapatillas nuevas!

He descubierto (hace tiempo, es verdad), la maravillosa sensación capitalista de ir de compras. Máxime siendo que hay una carrera en vista, y que cierto shopping decide hacer una astuta alianza de marketing con una tarjeta de un banco y ofrecer un 25% de descuento.

Yaboty, Yaboty, Yaboty… estoy hablando tanto de esta carrera que el corrector ortográfico del teléfono ni me lo corrige, y ya cuando poso mis dedos sobre la “Y” me autocompleta la palabra. Es cierto, estoy creando un monstruo (encima de una carrera que ya es, de por sí, muy complicada), pero todo lo que puedo hacer es prepararme lo mejor posible y analizarla todo lo que pueda. No estaba tranquilo con mis Puma para correr, modelo Faas, por más que demostraron andar muy bien en carreras de calle. Carecían de buena estabilidad en los tobillos, están más diseñadas para el asfalto y para lograr velocidad. Esta ultra trail precisaba de algo bien diferente.

Sinceramente estaba muy conforme con mis Asics, y grande fue mi sorpresa cuando me avisaron que las que tenía eran un número más chico que mi calzado normal. Eso fue por comprarlas afuera, via internet. Confié en mi habilidad para calcular el tamaño, pero vieron cómo son los norteamericanos, con sus onzas, millas, pies y pulgadas, en lugar de usar las mismas unidades de medición que el resto del mundo. Así fue que le erré y terminé con unas zapatillas un centímetro más pequeñas que las Puma que terminé comprando meses más tarde (y no podía entender cómo es que eran MUCHO más cómodas… bueno, ahí estaba parte de la explicación).

Me quedaba poco tiempo para correr en Yaboty, así que la posibilidad de volver a encargarme unas Asics de afuera estaba descartada. Comprarlas acá, al precio que salen, con los gastos de inscripción y viaje, las hacía un poco prohibitivas. Así que, promoción bancaria mediante, llegó la oportunidad de un descuentazo. Fui a la tienda de Puma a ver si había algo pensado en carreras de aventura, y terminé llevándome el único modelo que tienen para trekking, las Nightfox.

Al principio las noté mucho más duras. Estaba muy acostumbrado a las Faas, que son muy blandas y livianas. Puma está recién incursionando en el calzado de running (no sé por qué, siendo que hace décadas que hacen ropa deportiva), pero tengo entendido que las diseña gente que trabajaba en Asics. No tienen la misma terminación (se nota en ciertos detalles mínimos, como el encolado), pero se nota que están hechas para resistir. Tienen amortiguación con gel, unas suelas con un diseño para mejor agarre, y huecos para dejar escurrir si uno hunde los pies en el agua. Esto podría parecer peligroso porque se supone que las vamos a usar en terrenos al aire libre, entre piedras y ramas, pero además cuenta con una malla metálica para que uno no se pinche.

Desde que me las puse tenía 10 días para la carrera, así que las usé en todo momento. Voy a llevarlas por lo menos 10 horas el primer día, así que necesitaba ablandarlas. En el entrenamiento, con mis propias plantillas (esencial) anduvieron bien, y aunque me resultaron bastante duras, a los dos o tres días ya no las sentía tan diferentes. Falta la prueba de fuego, allá en la naturaleza, y veremos cómo se comportan. Pero por ahora se la bancan, y el color queda bien con la remera de los Puma Runners, así que eso terminó de cerrar el trato.

En este caso, pertenecer a este grupo de entrenamiento no me otorgó ningún descuento extra para comprarlas, y aunque me encantaría hacer un canje y estar constantemente probando calzado y accesorios a cambio de publicidad, todavía no estoy en la mira de los ejecutivos de marketing. Pero estas zapatillas son una suerte de experimento, porque llegué al local sin saber que existían y ahora tengo la intención de probarlas en una durísima carrera. Además de que las voy a castigar muy duro, me han dicho que por el tipo de tierra que hay en Misiones, cualquier zapatilla que lleve volverá completamente roja y jamás en mi vida voy a poder quitarle del todo esa tinta. Así que las compré sabiendo que quizá solo sirvan para esta carrera y nada más. Aunque salen la mitad que unas Asics, no me molestaría que sobrevivan y que pueda llevarlas a otra competencia. Pero, por ahora, tienen que sobrevivir a los 100 km del ultra trail…

Publicado el 2 diciembre, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. La proxima vez que vayas a una casa de deportes aprovecha y comprate un par de medias por favor!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: