Semana 5: Día 33: Operación plantillas

En enero de 2009 me hice mi primer par de plantillas. Fui a un centro especializado en pies, recomendado por mi entrenador, Germán. Me acostaron en una camilla, me midieron la simetría de las piernas, luego me estudiaron la pisada en un sensor, y a la semana tenía estos coloridos adminículos. Parecían de goma eva.

¿Funcionaron? No creo ser capaz de describir cómo me cambió la vida usar estas plantillas. Ciertos dolores constantes, como en rodillas o tobillos, desaparecieron al poco tiempo. En las carreras largas o los fondos, dejé de sentir dolores en la región lumbar. Empecé a recomendarle a todo el mundo que se haga un par (advirtiéndoles, además, que no se compren las genéricas que venden en los mostradores de las casas de deportes).

Usé estas plantillas hasta el día de hoy, y les queda una semana más de vida, porque decidí volver a una consulta para estudiar mi pisada. Fui a un especialista independiente esta vez, aunque también recomendado por mi entrenador. No me imaginaba que aquella persona que me atendió hace casi tres años era la misma que iba a ver hoy. Eso fue una pegada, porque no le di mucha importancia a los resultados del estudio que me había dado a principios de 2009, y en su sistema tenía todo guardado. Gracias a eso pudimos comprobar una evolución en mi pisada, más firme. Aunque en ese entonces pesaba 74 kg (o eso creía) y ahora 68, estoy usando más superficie de la planta del pie. Confirmé que mi pisada es neutra, y que tengo el metatarso vencido.

“Metatarso vencido”. Cuando dijo eso, una alarma sonó en mi cabeza. “¿Eso es malo?”, pregunté. Resulta que no, en realidad es una cuestión estructural, y justamente las plantillas evitan que esto avance. Hay personas (como es mi caso) que jamás sienten una molestia, y otras que empiezan a correr y descubren que existe algo llamado metatarso porque les empieza a doler. Así que las alarmas se apagaron.

El especialista, Marcelo Giroldi, fue muy paciente y amable con mis dudas. No me animé a pedirle un canje para promocionarlo en el blog, pero me compró con eso de tener registrado mi estudio de hace dos años y 9 meses, así que no puedo más que recomendarlo. Resultó que las plantillas hay que cambiarlas una vez al año, pero en este caso las mías todavía se la bancan. Igual en carreras largas empecé a notar molestias en la zona lumbar, más algún pequeño dolor en las rodillas, que nunca es en el mismo lugar, y a veces viene y se va (nunca está presente cuando termino de correr).

Podría haberme avivado y hacerlas para la maratón de octubre, o para la Salvaje Night Race de este sábado… pero bueno, si aguanté casi tres años con las mismas plantillas, bien puedo aguantar siete días más.

Publicado el 2 noviembre, 2011 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Con plantillas nuevas corremos todos! Anotame con 233 o 238km…

  2. querés que ponga 240km? no seas flojito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: