Semana 4: Día 24: Estar en stand-by

Antes me gustaba comer. Me fascinaba. Me compraba un sachet de mayoliva, un cuarto de pan, y me lo bajaba de una. Y esto era solo la merienda.

Vicky dice que cambié mi vicio por otro, que es correr. Y es muy cierto, aunque es un hábito sano. Pero no siempre se puede entrenar, y a veces hay que hacer un paso al costado y seguir desarrollando la paciencia.

Calzarse las zapas y salir a patear la calle requiere de un ingrediente fundamental: tiempo. No importa tanto si tenemos el físico, si nuestros ancestros nos dotaron con los ingredientes genéticos adecuados, o si somos el hijo del viento. Ni siquiera si estamos lesionados. Cuando el trabajo (eso que paga la luz, el gas, la ropa y el viaje a Marcos Paz para ir a competir) se interpone, hay que saber bajarse y no desesperar.

El trabajo de diseñador tiene esas cosas, estar sentado frente a la computadora hasta que te acostás… y a veces ese lapso puede durar más de 24 horas. Hay muchas profesiones muy sedentarias, pero la del Diseño debe andar entre las más nocivas para la espalda y las articulaciones. Estoy desarrollando un callo en la mano derecha (la que comanda el mouse) que no me gusta nada. Y mientras más tiempo paso frente a la pantalla, más sueño con ir a correr.

Saltearme un entrenamiento es como cuando tenía antojo de pan con mayoliva y el supermercado estaba cerrado. No llego al síndrome de abstinencia, me contento con planear recuperarlo al día siguiente, o a lo sumo apechugar y confiar en mi propio estado físico. Lo peor es que, no sé por qué, cuando me paso muchas horas sin hacer actividad física, suelo tener hambre. Son las ganas de comer por aburrimiento, una actividad bastante peligrosa.

Así que paciencia. Hay que seguir sumando kilometrajes… además de que hay que seguir pagando las cuotas del viaje a Grecia y las inscripciones a todas esas maravillosas carreras que se vienen…

Publicado el 24 octubre, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Meté un entrenamiento más de unos 15 km y una maratón y estamossss!

  2. Lo que hago yo es aprovechar el tiempo perdido que no hay manera de evitar. En mi caso es la vuelta a casa del trabajo. Vuelvo corriendo en vez de bondi y tren.

Responder a sobrehistorieta Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: