Semana 3: Día 17: Terminar la maratón a los 100 años

“Nada es imposible” reza la leyenda de la famosa marca deportiva de las tres tiras… aunque los caprichos del marketing quieran que en nuestro país la leamos solo en inglés. Esta misma empresa eligió varios atletas para retratar sus publicidades, y uno tuvo como protagonista, en 2004, a Fauja Singh, un asombroso corredor de 93 años.

En esa época llamaba la atención de todo el mundo porque, a su edad, participaba en carreras, y hasta en maratones. No lo hacía solo por el desafío de la superación física: en distintas competencias en Londres, New York y Toronto pudo juntar miles de libras para diversas caridades que promovían la cultura Sikh, y para B.L.I.S.S., que se dedica al cuidado de los bebés prematuros. Singh lo describió como “los viejos corriendo por los más jóvenes”.

Su fama le llegó a los 89 años, cuando terminó la London Flora Marathon en 6 horas y 54 minutos. Pero su historia comienza cuando llegó a Londres, en 1992, luego de la muerte de su esposa. Singh fue a vivir con su hijo, pero quedarse en casa sentado lo estaba matando. Hacía décadas que coqueteaba con la idea de entrenar, y para vencer el aburrimiento, decidió empezar a trotar. En esos inicios no pensaba en maratones, solo en hacer actividad física, siempre sin apartarse de su dieta vegetariana (que incluye mucha agua y excluye frituras). Pero el deseo de conquistar los 42k empezó a crecer en su mente. Y pasó de imaginar a concretar.

En el año 2000 debutó en su primera maratón, y desde entonces repitió la experiencia en otras siete oportunidades (y esto sin contar su participación en otras distancias). Cuando le preguntaron cómo hacía para soportar un desafío físico tan extenuante, Singh respondió “Los primeros 32 kilómetros no son difíciles. Los últimos 10 los corro mientras hablo con Dios”.

Mientras su carrera deportiva avanzaba, consiguió los records mundiales para atletas de más de 90 años en las categorías de 200, 400 y 800 metros, una milla y 3 km. El 1 de abril de 2011 llegó un esperado hito en su carrera (y su vida): cumplió 100 años. Con poca competencia en su categoría, el pasado 13 de octubre obtuvo nuevos records para corredores centenarios, al correr 100 metros en 23.14 segundos, 200 en 52.23, 400 en 2:13.48 min, 800 en 5:32.18, 1,5 km en 11:27.81, una milla en 11:53.45, 3 km en 24:52.47 y 5 km en 49:57.39. Muchas de estas marcas superan a las de +95, mientras que en otras es la única existente para deportistas de más de 100 años.

Singh volvió a ser noticia el día de ayer, y a solo tres días de lograr estos records mundiales: se convirtió en el maratonista más longevo de la historia. Cruzó la meta de la Toronto Waterfront Marathon a 8 horas, 11 minutos y 6 segundos de cruzar la largada. Es una prueba de que el marketing, a veces, tiene razón. Nada es imposible…

 

Nota del 18/10: Fiel a mi ignorancia sobre el marketing, me avisan que “Impossible is nothing” no pertenece a las tres tiras, sino a la pipa…

Publicado el 17 octubre, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: