Semana 51: Día 357: La anti-ayuda

A un día de empezar la última semana del blog, no dejo de pensar en toda la gente que me ayudó y alentó, desde desconocidos hasta familiares y amigos. Ha sido enormemente alentador reencontrarme, aunque sea vía mail o por facebook, con compañeros de la primaria, a quienes no veo desde hace décadas, y que me digan que encontraron en mis posts algo motivador. No se puede pedir mayor recompensa espiritual que esa: hacer algo que le haga bien a uno, y que eso repercuta positivamente en los demás.

Pero (siempre hay un pero) el verdadero desafío de Semana 52 ha sido escribir todos los días. No ha sido fácil. Me he enfrentado a la página en blanco todos los días durante un año. Hablar de carreras puntuales o de historias del atletismo ha sido bastante fácil y divertido. Sin embargo hay posts que me avergüenzan, y perdí la costumbre de releer lo que escribo porque me parece espantoso. Dolina dijo “Mejor que escribir es haber escrito”, y no podía tener más razón. Tipear sin tener mucha idea de qué hablar es tortuoso, y muchas veces terminé cayendo en divagues sobre cuestiones técnicas que, me la juego, le interesaban a poca gente.

Pero (cuando hay un pero, suele haber otro más) también me las he ingeniado en divertirme mientras escribo, así que he experimentado haciendo posts falsos (como el del 28 de diciembre), o intentando hacerme el gracioso (hay incontables y bochornosos ejemplos, como este). Así es que decidí no hablar sobre toda la inmensa ayuda que me han brindado, sino imaginar los casos en que no te ayudan, sino todo lo contrario. Sólo porque me parece más entretenido.

Lamentablemente todos somos personas diferentes, si no, no existiría la discriminación o la xenofobia. Eso implica no sólo que venimos en diferentes formas, colores y tamaños, sino que pensamos bastante disfinto unos de otros. Lo que nos lleva a los malos consejos, esos que funcionan para uno, pero no para el resto. Están quienes creen tener una fórmula infalible, que probablemente les sirve y creen que es universal. “Si respirás por la boca te entra más aire”, “Después de una carrera tomate una cerveza que tiene antioxidantes”, “Si corrés en alpargatas el pie se fortalece más” son algunos tips que no sirven para nada.

Luego están los adinerados que creen que todo el mundo debería comprarse algo. Lo que mucha gente desconoce es que los humanos nos dividimos en dos clases: los que tienen mucha plata y la cuidan, y los que no tienen dinero y lo cuidan. ¿Para qué insistir, insistir e insistir en “comprate las nuevas Asics, así no se te ponen negras las uñas de los pies”? Sólo los que pueden gastar 4 dígitos en calzado (o las consiguen de contrabando como yo) acceden a estas marcas premium. No está mal comprarse unas de segunda línea. Durarán menos, tendrán menos glamour, pero no todos tienen el sustento asegurado como para hacer estos gastos que consideraríamos “lujo”. Es un poco como decía Alan Faena: “Lo difícil es hacer el primer millón, el resto lo hacés trabajando”.

Algo que sí me pasó en varias ocasiones y no deja de sorprenderme es la gente que me aconseja dejar de trabajar con tal o cual persona, porque así me va a ir “mejor”. Que si tal cobra más caro, que si el otro es un chanta… todos tienen una opinión formada de todos, y pareciera que las elecciones de uno carecen de valor. No hay nadie más puntilloso y exigente que yo, si sintiese que alguien (supónganse, un podólogo) no me da un buen servicio, voy a ser el primero en cambiarlo por otro. Pero siempre hay gente que insiste en que tenemos que patear el tablero y buscar segundas opiniones.

Y por último está el grupo más infame, el Gran DT, esos que creen que estamos haciendo todo mal y que necesitamos de su guía para mejorar. “Estás demasiado flaco, tenés que comer más” (aunque los análisis de sangre y las consultas nutricionales indiquen un perfecto estado de salud). “No corras tanto que te vas a joder las rodillas” (todos somos nutricionistas, entrenadoras, kinesiólogos, etc…). “Estás demasiado flaco, tenés que comer más” (no es un error que esté repetido, lo dicen con tanta frecuencia que se escucha cada dos por tres).

Distinguir la ayuda bien intencionada de la ayuda bien intencionada pero nociva es bastante fácil. A la larga, escuchar un buen consejo es mucho más sencillo de lo que parece: basta con hacerle caso al entrenador o a quienes hayamos comprobado que nos ayudan realmente… o alcanza con utilizar nuestro propio sentido común. Nadie nos conoce más ni querrá nuestro absoluto bienestar que nosotros mismos.

Publicado el 23 agosto, 2011 en Consejos, Reflexiones y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Te leo hace como 2 o 3 meses pero nunca había comentado.
    Corro desde que tengo memoria, como cuento en la cebecera de mi blog ( chamigorunner.blogspot.com )

    y te cuento que me siento siempre re identificado con tus palabras.-
    empecé a escribir el blog hace un par de meses, como relato de mi preparación para la maratón de 42 K del año que viene, acá en Rosario, y no pude ir a la Merrell en Pinamar porque me desgarré!!! sino nos conocíamos ahí, che!!!
    el 11 de setiembre voy a correr la 21 K de Bs As, ciudad a la que amo y nunca pude correr en sus calles, así que imaginate mi ansiedad y mi entuasiasmo. . .

    espero seguir leyéndote, y si no te comento, no es porque no te lea. . .suerte en Grecia por si no me lees. . .
    Darío Biselli.-
    Rosario.-

    • Gracias, Darío! No nos cruzamos en Pinamar, pero bien podremos cruzarnos en Buenos Aires, porque quiero hacer la media maratón. Es una carrera muy linda, y muy “turística”, estoy seguro de que la vas a disfrutar mucho. Si te animás a redoblar la apuesta, venite el 11 de octubre a los 42k, que también está buenísima. ¡Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: