Semana 18: Día 120: No me despido nada

Bueno, como muchos ya sabrán, ayer fue 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes. Y yo hice una broma pesada, dije que abandonaba el blog por una mujer que acababa de conocer. Y para mi sorpresa, muchos me creyeron.

En muchos países de Hispanoamérica, esta fecha se usa para plantar noticias falsas, mientras que en otros, técnicamente tenés derecho de no devolver las cosas que te prestan (al grito de “¡Inocente palomita!”). En el hemisferio norte hay una fecha parecida, el 1 de abril, llamada “April fools’ day”. Tanto en el Día de los Santos Inocentes como en este “Abril de los tontos”, muchos diarios publican hechos absurdos, absolutamente inventados. Tal fue el caso de National Geographic, que “destapó” el fraude de Stonehege, al revelar que los monolitos se plantaron en la era moderna. Por supuesto era broma, pero varios medios se hicieron eco de la noticia.

Desde que empecé Semana 52 venía pensando en qué hacer para el 28 de diciembre. Era algo arriesgado, ya de por sí me acostumbré a descreer de todo lo que me entere en ese día particular, y supuse que todo el mundo iba a estar al tanto de este festejo no oficial. Se caía de maduro que lo que tenía que decir era que colgaba todo y me rendía (la sugerencia que me hizo mi amiga Lau, de decir que volvía a comer carne, me resultaba poco creíble). La ironía del destino quiso que esta fecha me encontrase parado por la lesión de la costilla, y mi entrenador cree desde el primer momento que el día que me pusiese de novio me iba a olvidar de todo. No me quedaban muchas opciones más que ir para ese lado. Lo que me sorprendió es que quienes más me creyeron fueron las personas que me conocían personalmente…

Digamos, mi mentira tenía algunos tintes de verdad. Lo de la lesión es cierto. Lo de que me embalo en toda relación nueva, también. Que le regalé a una persona un celular touch screen está basado en hechos reales (y Dios me ilumine para que no lo vuelva a hacer, o para que al menos ella no lo tire al inodoro). De todas formas, intenté meterle cosas absurdas para que fuese sospechoso, como que sólo nos tomábamos de la mano, que caminaba 30 km diarios (primero de ida y después de vuelta), y la caradurez de que nadie tenía que abandonar sus sueños mientras yo hacía exactamente eso. No sé cómo se me ocurrió que ella fuese de la policía metropolitana, creo que esos datos de color hacen a una mentira más creíble, porque distraen de las incongruencias. Cuando poca gente se sorprendió y me felicitaban por haber encontrado el amor, pensé “¿La gente es tan amable, o esta es la imagen que tienen de mi?”. Posiblemente sea un poco de cada cosa…

Para hacer la situación más verosímil inventé algunos posts (me siento particularmente orgulloso del nombre “Damián Comela”), pero no hizo falta seguir con esa farsa, porque mucha gente empezó a escribir para compartir su sorpresa. Mis íntimos me llamaron por teléfono o me escribieron via mail o facebook, y no sostuve mucho la mentira: les confesé de inmediato. Mi crueldad fue movilizadora para mucha gente que leía Semana 52 pero nunca había escrito, y me dejaron mensajes que me llenaron de culpa (en todos los casos, contesté con un correo privado para ponerlos al tanto). Espero que todos hayan caído en que era una broma y que mi compromiso sigue intacto. Por supuesto, hubo muchos que se dieron cuenta de que era todo un cuento y lo hicieron saber en el blog. Oculté esos comentarios hasta las 4 de la tarde, cuando edité la entrada para confesar que era todo una broma de mal gusto. Excepto un caso aislado donde casi me matan, todos se tomaron la situación con humor. Esa era la idea.

Jamás dejaría de hacer esto que me hace tan bien, y tengo una visión bastante pragmática de lo que es una “media naranja”. Creo que en toda pareja, en algún punto, hay que ceder. Pero si buscamos cambiar la escencia del otro, estamos condenados al fracaso (lo mismo si es uno el que cambia por la otra persona). Sé que el día que me ponga a salir con una chica, ella va a tener que aceptar que entrenar me define, y que es parte del paquete. Si lo dejara de lado, alimentaría un resentimiento que en algún punto envenenaría a la relación.

La costilla sigue su lenta recuperación, pero me siento lejos de estar al 100%. Me estoy preparando, sólo mentalmente, para correr la San Silvestre pasado mañana. Por suerte, el calor agobiante va a disminuir, y sin lluvias. No sé todavía si este “regreso” al running va a ser momentaneo o si a partir de ahí voy a poder continuar. Probablemente tenga que seguir esperando. Pero eso, recién, lo voy a saber el año que viene.

Publicado el 29 diciembre, 2010 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. jojojo a mi me preocupaste pavo!! igual me puse contenta por la molestia de aclararlo cuando me notaste preocupada jaja, bueno igual trata de no zarparte y salir a correr como loco ya sabes lo que paso despues de bowling!!!! despues la recuperacion se demora mas.

  2. Jamas te crei!! Cuando lo lei algo me parecio sospechoso, asi de la nada dejar algo que con tanto sacrificio haces?? mmmm que raro me sonaba!!
    Deja de hacer bromas pelotudas y volve a correr que seguramente en la prox maraton la vas a tener adentro!! jajaja
    un abrazo grande!!

    • Claaaaro… ¡ahora todos se habían dado cuenta! 😉

      Creo que corresponde tomarse UN DÍA al año para ser un pelotudo importante. Ya está, ya pasó la fecha, recién vuelvo de entrenar, y el viernes tengo la San Silvestre… espero que este sea mi regreso definitivo. ¡Abrazo!

  3. Hola Martín !

    Con respecto a eso de la “media naranja” y la identidad de cada uno en la relación… recuerdo un monólogo que hizo Ricardo Darín en la obra ART. Darín saca un papelito del bolsillo, con un texto que le pasó su analista, para que lo lea y aprenda… Darín lee en voz alta, algo así como:

    “Si yo soy yo porque soy yo, y vos sos vos porque sos vos, yo soy yo y vos sos vos. Si, por el contrario, yo soy yo porque vos sos vos, y vos sos vos porque yo soy yo, entonces ni yo soy yo ni vos sos vos…”

    Es para releer de vez en cuando… por la salud de la pareja, también sirve como terapia de prevención.

    Beso.

  4. “Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja,
    y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.
    No nos contaron que ya nacemos enteros,
    que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas,
    la responsabilidad de completar lo que nos falta.”

    Supuestamente es de Lennon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: