Semana 17: Día 118: Beneficios de la zanahoria

Esta hortaliza, que nuestras abuelas recomendaban porque “mejora la vista” es, en realidad, una raíz. Y debe ser de las más ricas, y actualmente se ha convertido en mi aliada, por más de un motivo.

La zanahoria puede cocinarse si necesitamos que esté blanda, pero puede comerse cruda si la lavamos bien o si la pelamos. Esto es una gran ventaja, sobre todo para los que esperamos al último momento para comer y no tenemos paciencia para poner agua a hervir. Basta con rallarla para incorporarla a una ensalada o directamente masticarla de costado, mientras practicamos nuestro “Eeeeh… ¿qué hay de nuevo, viejo?”. Como veremos más adelante, sirve para prevenir y luchar contra varias enfermedades, pero pierde algunas propiedades si la cocemos.

La principal ventaja que le encontré a la zanahoria estas últimas semanas, es que me ayudó a combatir la ansiedad. Correr es mi vía de escape de la rutina y las preocupaciones; estar lesionado de la costilla me tenía a mal traer. Lo que me suele pasar cuando estoy ansioso o bajoneado es que como, sin límites. Jamás es por hambre, más bien diría por aburrimiento o por depresión. Como no puedo hacer actividad física, tampoco puedo controlar mi ansiedad, y me surge la necesidad de masticar, en especial algo ruidoso y crocante. Los cuadritos de avena comenzaron a desaparecer rápidamente de la alacena, pero este alimento no es el ideal para consumir en grandes cantidades. Ahí entró la zanahoria al rescate. Con 35 calorías cada 100 gramos (prácticamente un tercio respecto a los cereales), cumplió esa función relajante que necesitaba, además de que al comerlas enteras ayudan a dar sensación de saciedad.

Las zanahorias son hortalizas ricas en betacaroteno, ácido fólico, vitamina C, B1, B2, B3, B5, B6, biotina y E. También posee un batallón de minerales: calcio, cloro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, azufre, cobre, hierro, arsénico, bromo y zinc. Pero es más famosa por que es rica en carotenos, unos compuestos que el hígado trasforma en vitamina A. Contiene un 90% de agua, lo que colabora con la hidratación del organismo

Entre sus propiedades se encuentra que refuerza el sistema inmunológico, cicatriza heridas intestinales, anula infecciones con colitis, favorece la formación de leche en la lactancia, es un estimulante hepático que hace más fluida las bilis, está indicada en la insuficiencia hepática, es antianémica, remineralizante, diurética y depurativa de la sangre. También previene enfermedades degenerativas, el reumatismo, problemas de la piel (como la dermatosis) por su aporte en la producción de vitamina A, y es muy eficaz contra parásitos intestinales (como la tenia). Otra propiedad única que tiene es que se puede mezclar con otras frutas para hacer jugos, sin que haya fermentaciones.

El beta-caroteno ha demostrado funcionar para prevenir la aparición de ciertos cánceres, especialmente el de pulmón, el de boca y el de colon, e impide el desarrollo de células cancerosas. Estudios en laboratorios han demostrado que el beta-caroteno no ayuda estando aislado, sino sólo cuando se consume en la zanahoria. Además contiene mucha vitamina C y hierro, y su riqueza en pectinas constituye un buen remedio para combatir la diarrea, por lo que resulta muy adecuada para la salud infantil.

Comer zanahorias nos ayudará a disminuir el colesterol y prevenir la arteriosclerosis. Es un elemento alcalinizante, que ayuda a depurar la sangre. El comerla cruda ayuda a fortalecer los dientes y las encías. Su contenido de fósforo es vigorizante, ideal para el cansancio mental y la restauración de los nervios.

Para los deportistas es una buena alternativa a la banana, ya que contiene casi la misma proporción de potasio (ideal contra los calambres), además de que aporta más sodio y fósforo, y similares cantidades de magnesio, importantes para un adecuado equilibrio electrolítico. Para el costado más vanidoso del verano, los carotenos colaboran con el bronceado, y aumentan la producción de melanina, el pigmento que le da color a la piel y la protege de las radiaciones solares nocivas (UVA y UVB).

Además de prevenir enfermedades, como alimento nutritivo o para combatir la ansiedad, es también una aliada del bolsillo, ya que se trata de una verdura muy accesible. Como si fuera poco, resiste mucho tiempo en la heladera y no necesita condimentarse, ya que de por sí tiene un rico sabor. Así como elegí a la banana para que sea la fruta del año, postulo a la zanahoria como la verdura de 2010.

Publicado el 27 diciembre, 2010 en Alimentación y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Yo también la voto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: