Semana 17: Día 117: Cómo sobrevivir a lo que resta de 2010

Ya la Navidad ha quedado atrás como así la resaca; los atracones con comida de alto nivel calórico son un recuerdo borroso. Además de habernos alimentado como si nuestra vida dependiese de eso, empezamos a alimentar la culpa…

Esta época del año, con una megacena el 24 de diciembre y otra el 31, son ideales para los excesos. Comer es un hecho social, al que no se le puede escapar. Nos reservamos para los dulces, el lechón, los turrones y otras comidas que heredamos del hemisferio norte, donde la ingesta calórica viene acompañada de un plan para combatir el frío.

Es al ñudo ir en contra de esta costumbre, por eso no voy a sermonear a nadie. Pero uno elige lo que come, y en mi caso llegué al 24 con un tupper con mi comida, light y sin carne. Compartí esta cena con mi hermano Lucas, de visita desde España y recientemente convertido al vegetarianismo. Nuestra cena fueron hamburguesas de soja, arroz yamaní y tomatitos cherry. Para el postre me llevé un par de bananas (mi hermano, que no es ningún tonto, comió helado). Brindé con agua, y ahí terminó mi ingesta.

Probablemente mi nutricionista me retaría si leyera estas líneas, porque siempre me remarcó la importancia de compartir la comida como un evento social. Yo me impuse esta regla de comer sano por un año. Sólo me tomé un “permitido” para mi cumpleaños, pero en general soy inflexible con esto. Por suerte, quienes me conocen ya se acostumbraron, aunque no les entra en la cabeza por qué una persona tan flaca hace dieta.

Realmente estar parado, sin poder hacer actividad física por mi maldita costilla, me preocupa. Mi alimentación, si bien mantiene al mínimo la ingesta de grasas saturadas, está armada para una persona que hace deporte y consume mucha energía. Y yo no estoy haciendo nada desde hace más de dos semanas. Y todavía me queda una semana por delante sin actividad física. Creo que sería el peor momento para descarrilarme.

Y quienes viven la vida y la disfrutan sin culpa, estos días que le quedan a 2010 deberían ser de auto-control. Venimos de una comida con muchas calorías (y, seguramente, ya estuvimos aprovechando los turrones y maní con chocolate en días previos). Después llegó el almuerzo del 25 con las sobras, y nuevamente brindis y helado de postre. Esto se va a repetir el 31 y el 1ro de enero. Por eso convendría hacer tener moderación durante esta semana, y purificar un poco el organismo aumentando la ingesta de frutas y verduras. Si es imposible evitar el atracón de fin de año, al menos hacer un sándwich entre el 24 el 31 de comida sana y responsable. Tampoco estará de más aprovechar estos días, más allá del calor, para hacer actividad física. El cuerpo es uno solo, y además de concedernos placeres, hay que cuidarlo.

Adelanto ya los peligros de 2011, cuando en los supermercados empiezan con las promociones para rematar los sobrantes de avellanas, maní bañados en chocolate, garrapiñadas, etc. El “Pague uno, lleve tres” es una bomba de tiempo. Es picoteo. Sabroso y (snif) delicioso picoteo… Pero que poco tiene que ver con alimentación.

En mi caso, voy a recibir año nuevo de la misma forma en que recibí la Navidad, apegándome a mi dieta. Desde afuera sé que parece raro, y que se ve como que me privo de los placeres de la vida. Pero el sentido de estas cenas es compartir un momento con la familia. Poco importa si lo que se come es vitel toné o una milanesa de soja. Lo que vale es estar apretado en la mesa, codo a codo con tíos, primos, abuelos, padres y hermanos. Y ya sabemos el motivo por el que tomamos alcohol, para hacer más tolerable todas estas situaciones. No hace falta beber para volverse más sociable, se puede llegar a ese estado sin necesidad de ingerir calorías vacías.

La semana previa a fin de año será, para mi, de reposo deportivo y comida sana. No puedo entrenarme para la San Silvestre, voy a tener que correr esos 8 km, el 31 de diciembre, como me salgan. No me cabe duda que tengo una base para terminarla sin problemas. Dudo que mejore mis tiempos, y siendo que va a ser la actividad física que va a marcar mi ansiado regreso al running, tampoco quiero matarme. Correré con faja e ibuprofeno, sólo por las dudas. La costilla cada vez me duele menos, aunque siento que hay algo ahí adentro que no se terminó de acomodar.

Para mi cumpleaños deseé volver a entrenar, y se me dio. Para año nuevo tenemos una costumbre familiar, de hacer volar globos de papel, propulsados por aire caliente, en el que colocamos nuestros deseos para los meses venideros. Voy a pedir haberme recuperado al 100% de la lesión. Me queda el que va a ser mi mejor año de Semana 52, con nuevos desafíos, nuevas experiencias y muchos viajes. Pero, primero, tengo que sobrevivir estos 5 días que le quedan a 2010.

Publicado el 26 diciembre, 2010 en Consejos, Reflexiones y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Amén. Juanca.

  2. Hola, Martín, cómo va?
    Me vine a actualizar d tu blog, y me encuentro con varias cosas… una lesión, una despedida q termina siendo un amague, jajaja… bué, emmmm t dejo varios comentarios acá, A SABER 🙂

    Regalo Runner d Navidad: Pegasus 27, 500 mangos en varias cuotas. Las estoy domando, todavía no las castigué.
    Lesiones: tengo tb, renegué con una pubalgia todo 2010. El Mea Culpa es q no paré, sólo bajé las intensidades y el kilometraje.
    Kilos d más para las fiestas: tengo. no sé cuántos. pero ayer tenía q hacer 5 pasadas d mil en 4:15 y la primera me salió a 4:30 🙂 con 1:30 d pausa… y d ahí empecé a ajustar. sólo las 2 últimas salieron como me había pedido el entrenador. Su consejo fué: “para ir a esa velocidad no gastes suela” 🙂 un motivador nato :-))

    El tema d “cuidarse” en las comidas es un objetivo q me llevó varios años d práctica, y q todavía me cuesta, pero noto q con el tiempo me cuesta menos. Ahora me siento a la mesa y veo pasar la comida. Como lo necesario, y listo. Pero cuesta como lo parió, pq termino d comer, y la sobremesa es laaaarga. Uno habla al pedo, toma fernet, y pica huevadas. A la mierda los planes. 🙂

    Bueno, d runner a runner, t deseo felices fiestas, y que en éste 2011 puedas seguir haciendo lo q más t gusta.
    Abrazo al trote desde Santa Fe. 🙂

    • Javier, no te podés descuidar, a veces parece que no pasa nada y zácate… el blog se vuelve más interesante.

      Felicitaciones por las zapas y los logros. La comida es un tema que le cuesta a todos. Yo tengo una mínima disciplina, pero tengo mis momentos donde la ansiedad me gana… Comer es un evento social, tampoco hay que privarse de compartir. Hay que ver la forma de encontrarle la vuelta, siempre podés “picotear” cosas sanas, y tomar toda el agua mineral que quieras.

      ¡¡¡Feliz año!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: