Semana 17: Día 115: Prepárese para engordar 3 kilos

La verdad sea dicha: La Navidad engorda.

No estamos hablando sólo de la cena del 24 a la noche. Como atestigua cualquier persona que camina por la calle, la noche de paz y de amor se anticipa desde noviembre, cuando las tiendas ya empiezan a decorar con guirnaldas y bolas metalizadas, mientras en los supermercados avanzan las góndolas de pan dulce, turrones y postres de alto valor calórico. Ya desde un mes antes empiezan las ofertas, los combos navideños, y en diciembre tenemos las típicas cenas de fin de año en el trabajo, la de nochebuena en casa, y el almuerzo del 25, donde tratamos de rematar a las sobras del día anterior. Pareciera que regalar la comida que sobró o freezarla fuese una ofensa al niñito Jesús.

Casi todos pasamos por la situación de comer en exceso y arrepentirnos en los días subsiguientes. A la semana de Navidad llega Año Nuevo, y pasamos por lo mismo: comemos como si nuestra vida dependiese de ello, con la posterior culpa. Afortunadamente tenemos un año entero para olvidarnos de esa sensación de pesadez, resaca y dolor de panza, y nuestra promesa de no volverlo a hacer queda en el olvido.

Conscientes de esto, muchas personas cometen la torpeza de guardarse para la cena navideña y no comen hasta la noche. En una comida normal ingerimos unas 800 kilocalorías, mientras que en las de las fiestas se consumen entre 2 mil y 3 mil. Según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), uno de los principales errores que se cometen en las navidades es la de llegar a la comida o a la cena en ayunas. No comer nada durante el día hace que se llegue con un hambre excesiva, y que el autocontrol sea menor. “Además, mientras menos azúcar haya en sangre, más se absorben los alimentos y más engordan. Por este motivo, es mejor hacer las comidas regulares durante el día para llegar a la noche con un apetito moderado”, subrayan.

Según el IMEO, “aprovechar las sobras de la comida navideña es perjudicial para la salud, ya que hace que los excesos de la cena anterior se amplifiquen en los días sucesivos”. Otro error es beber descontroladamente, porque el alcohol hace que muchas calorías “vacías” se transformen en grasa corporal. Los días que rodean cada una de estas comidas son muy importantes. En la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición opinan que el problema llega después de estas comilonas navideñas. La estadística dice que se ganan de 2 a 4 kilos “en 15 o 20 días, pero pueden costar quitarse más de dos meses”. Los platos principales en sí mismos no tienen mucho valor calórico, el problema son los aperitivos y las bebidas que acompañan a la cena, además de las grasas y las calorías que contienen los dulces y postres típicos. Si se sigue una dieta baja en calorías, se puede perder el peso obtenido con los excesos en pocos días.

Otros consejos del IMEO para una Navidad saludable es evitar los alimentos muy energéticos, ya que el cuerpo no va a tener tiempo para metabolizarlos. Por ejemplo, no consumir pastas, arroces o legumbres. Tampoco cocinar con manteca, sino reemplazarlo por aceite de oliva, y en lo posible evitar la grasa que tienen todas las comidas fritas. En las entradas, dejar de lado el paté y las salsas (que tienen crema, manteca o quesos) y cambiarlos por carnes magras, pesacado o verduras. En cuanto a los dulces, si la tentación es muy grande, siempre es mejor optar por el chocolate negro antes que los postres que tienen frutos secos, azucares, grasas y harina refinada. No nos dejemos engañar por los productos que dicen no contener azúcar; esto no quiere decir que sean bajos en calorías.

Si durante la cena nos sentimos saciados, hay que parar de comer. Es preferible probar un poco de los distintos platos y servirse raciones razonables. Para sobrevivir a las fiestas hay que ingerir los alimentos despacio y masticarlos bien, evitar los excesos, el abuso del alcohol, las carnes y grasas, y reemplazarlos (con el consiguiente riesgo de volverse impopular en su familia) por verduras o alimentos ricos en fibras.

Publicado el 24 diciembre, 2010 en Alimentación, Consejos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: